Lunes, 10 de Agosto de 2020

Otras localidades

Firmas de Opinión

Amen vs. Amén

Ahora que llega el verano y que empezamos a sacar un poquito la cabeza del agujero, he tomado como resolución dedicar más tiempo y atención a amar. Y de paso me permito el lujo de hacerles una recomendación (aún sabiendo que nadie me la pide): amen. Pero amen con el acento puesto en la primera letra, en la a, dando a entender que es un comienzo, que amar es siempre el principio, la ilusión, el descubrimiento. Porque si colocamos la tilde en la otra vocal, amén, estaremos poniendo punto el final, cerraremos la posibilidad de aprender, de ilusionarnos, de sentirnos implicados con el otro, de abrirnos mentalmente a nuevas ideas, a otras experiencias, a otros puntos de vista.

Va siendo hora de eliminar la tilde, de abandonar esa tendencia sumisa, reduccionista y fanática que dice amén a todo, o que trata de imponer su amén a todos.

Amen como les venga en gana. Háganlo bajo la forma de Philia, ese amor-amistad que siempre inicia su andadura sin poner condiciones, sin contabilidades. O fúndanse con Eros, ese dios de la sensualidad que abraza al otro evolucionando siempre hacia algo nuevo.

Versionando el evangelio de San Juan, me arriesgo a afirmar que el amor nos hará libres. Por eso amen, y mientras lo hacen no olviden, siguiendo a Ortega, que cada vida que aman es un punto de vista sobre el universo, que cada individuo –persona, pueblo, época- es un órgano insustituible para la conquista de la verdad. Y pocas verdades iluminan tanto como el amor.

Me despido de ustedes tras un temporada inolvidable, repitiéndolo una vez más: Amen.

Feliz verano

 

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?