SER Deportivos ValenciaSER Deportivos Valencia
Deportes
Valencia CF

Análisis del Valencia de Voro

La sexta etapa de Voro en el banquillo ya ha consumido la mitad del camino y el objetivo europeo sigue vivo. Aquí explicamos, con infomación, algunas de las premisas básicas que el "apagafuegos" del Valencia trata de inculcar a sus jugadores.

GRAF4135. VALENCIA, 07072020.- El entrenador del Valencia, Salvador González Marco "Voro", reacciona durante el partido correspondiente a la jornada 35º de Liga Santander que enfrenta a Valencia y Real Valladolid, este martes en el estadio de Mestalla. EFEKai Försterling / Kai Försterling (EFE)

Valencia

Es innegable que si nos ceñimos a los resultados el Valencia de Voro va creciendo poco a poco. Empezó con una derrota ante el Athletic de Bilbao, continuó con un empate frente al Granada y ha seguido con una victoria contra el Valladolid. Cero puntos, un punto y tres puntos. Ahora queda la otra mitad del camino, con un calendario que puede resultar asequible si se van dando los escenarios que parece que tendrán más pronto o más tarde los próximos rivales del Valencia: Leganés, Espanyol y Sevilla.

Lo primero que tenemos que tener claro es que Voro apenas tiene tiempo para preparar los partidos. Las sesiones de trabajo plenas en la Ciudad Deportiva de Paterna son escasas. Entre que un día se juega un partido, al día siguiente tiene que haber inevitablemente sesión de recuperación y dos días después vuelve a haber otro partido, realmente sólo queda un día entre un compromiso y otro para preparar cuestiones tácticas sobre el césped. Este calendario tan saturado hace que un entrenador que llega nuevo a un equipo lo tenga mucho más difícil y más ante equipos ya rodados.

De hecho, Voro apenas ha tenido tiempo para preparar cada uno de los tres partidos disputados y además ha tenido que enfrentarse a rivales que están completamente rodados, no desde el principio de esta temporada sino desde hace más tiempo aún. Los proyectos de Gaizka Garitano con el Athletic, de Diego Martínez con el Granada y de Sergio González con el Valladolid tienen ya unos automatismos y un estilo de juego perfectamente definidos, lo que hace mucho más difícil el enfrentarse a ellos.

El descanso. Voro tiene claro que ante esta mini liga de partido prácticamente cada tres días, el refrescar al equipo es fundamental. De hecho, en Granada puso de inicio a siete jugadores que no habían sido titulares contra el Athletic. Y contra el Valladolid hizo exactamente lo mismo: metió otros siete jugadores de refresco respecto al partido de Los Cármenes. Y ahora, pese a que ante el Leganés haya más tiempo porque el equipo jugó martes y no vuelve a jugar hasta el domingo, la idea sigue siendo la misma, que en la alineación haya otra vez varios cambios porque, además del aspecto físico, esto también le vale a Voro para tener a todos los jugadores enchufados y sabiendo que en cualquier momento pueden aportar a la causa común.

Carlos Soler. Su temporada no está siendo nada buena. Su rendimiento lo podríamos calificar como pobre. O incluso bastante pobre. Pero es quizá el jugador de la plantilla con mejor condición física. Puede aguantar perfectamente los noventa minutos de un partido y estar en muy buenas condicones para afrontar el siguiente aunque haya pasado poco tiempo entre ambos.

Se da la paradoja de que fue precisamente Voro el que le dio la alternativa en el primer equipo hace cuatro años y el rendimiento de Carlos fue sobresaliente jugando en una posición interior que ahora no está ocupando. Pero no la está ocupando desde el dibujo inicial, pero sí en la idea de juego. Ayer sin ir más lejos la idea de partido es que los interiores jugaran mucho por dentro, pero Carlos no recibió demasiados balones en esa posición. De todas formas, no está para nada descartado que en alguno de los partidos que quedan, teniendo a Ferran recuperado, Soler pase a jugar directamente por dentro. No de Parejo, porque para Voro sus condiciones no son similares, pero sí en esa especie de enganche que era la posición que ocupaba Rodrigo cuando estaba disponible.  

Por seguir el hilo, Ferran no jugó ayer porque venía de lesión; de una lesión muscular leve, pero no estaba para jugar noventa minutos. Sí estaba para un rato pero primero, Voro pensó que para seguir con esa idea de los interiores jugando por dentro era mejor un jugador de las características de Kangin Lee (y le salió de maravilla la apuesta) que uno de las características de Ferran. De todas formas Ferran estaba para salir como último cambio pero a Adrià Guerrero se le subió el gemelo, pidió el cambio, y tenía calentando en la banda a Cheryshev que le iba a hacer más papel en el lateral izquierdo. Y así lo hizo.

Y luego está Guillamón. En eso de tener a toda la plantilla motivada puede chocar que el chaval no haya participado ni un minuto en los tres partidos con Voro. Que quede absolutamente claro que eso no se debe a nada relacionado con el asunto de su renovación. Responde simplemente a cuestiones futbolísticas. La principal virtud de Guillamón es la salida de balón, pero Voro no considera esa característica como primordial ahora mismo. Los partidos exigían otro tipo de central. Alguno de ellos un potente juego aéreo, y ése no es uno de los fuertes de Guillamón; y el partido de ayer, por ejemplo, contra un equipo cerrado y buscando contras, exigía un tipo de central rápido, y la velocidad tampoco es uno de los fuertes del bueno de Hugo. 

En la cabeza de Voro sólo hay cuestiones deportivas. Sólo está pensando en fútbol y en sacar adelante una vez más una situación comprometida. Y sigue sin dormir por las noches. Lo mismo que le pasaba en las cinco veces anteriores que tuvo que hacer de "apagafuegos". Un hombre de club con todas las letras.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad