Lunes, 03 de Agosto de 2020

Otras localidades

UD Almería

El día que llegó un 'jeque' al Almería de Blanes

La época dorada de nuestro fútbol comenzaba el 18 de julio del 2003

La puesta de largo de Alfonso García el 18 de julio del 1983.

La puesta de largo de Alfonso García el 18 de julio del 1983. / La Voz

Aquello pasó en el Gran Hotel Almería y tuvo que ser un 18 de julio. Nada que ver con los de Franco. Guillermo Blanes entregaba las llaves del Almería a un señor de Águilas cargado de ilusión del que muchos no se fiaban: porque no era de Almería, simplemente.

Blanes “amarró el partido” me contaba años después, “poniendo una cláusula en el contrato para que el Almería no pueda salir de esta provincia”. Todo eran dudas y sospechas hacia un señor de Murcia que compraba el Almería de Blanes.

Años de grandeza

Alfonso García empezó cargándose al mítico Casuco y a diseñar plantillas (lo que más le gusta) ante el asombro de una afición que empezaba a ver algo distinto. No fue hasta el ascenso con Emery a Primera cuando todos aplaudimos su obra y dejamos de sospechar que vendería el club y saldría pitando para Águilas.

Alfonso nos hizo soñar despiertos con seis temporadas en Primera. Ganado al Real Madrid en una noche de febrero y con futbolistas que jamás vimos por estas tierras. Su dinero y el que daban las televisiones nos colocaron en el mapa hasta que la crisis económica le pasó factura.

Siempre habló claro a la afición y supo manejar presupuestos altos de Primera desde su despacho de Águilas. Los alcalde de Almería vivían tranquilos con el empresario murciano y los aficionados estaban en la Gloria viendo jugar en Almería a Cristiano y Leo Messi.

Nada nos hacía imaginar aquel 18 de julio de 2003 todo lo que venía por delante con un Almería dirigido por éste señor de Murcia.

Con lo puesto

Éste presidente supo vivir en la salud y en la enfermedad todos los días de su vida. Como reza en el Matrimonio, hasta que la muerte los separe y... nunca se separó de su destino y cuando tuvo que amarrarse el cinturón y salvar los muebles lo hizo con la cabeza bien alta. No engañó a nadie.

Las cuentas del Almería nunca fueron objeto de comentario a nivel de afición y justo cuando se reinventó como club comprador y vendedor, aparecía un jeque al que entregó las llaves: convencido de que era bueno para el club y para Almería.

Ni una placa

Aquel señor de Murcia hoy mata el gusanillo tras vender el Almería con el Águilas de su vida. El club al que defendió con el apodo de ‘Gento’ por su habilidad con el regate de zurda.

Almería no le ha puesto una calle (tampoco a Blanes) pero han sido 17 años de buen fútbol. De estabilidad institucional. De proyectar una ciudad al mundo con el fútbol.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?