, 09 de de 2020

Otras localidades

Celta de Vigo

El Celta "no hará muchos cambios"... pero tendrá que hacer muchos cambios

La plantilla de la próxima temporada cambiará notablemente con respecto a la 19-20

Suplentes del Celta en Cornellá el Prat

Suplentes del Celta en Cornellá el Prat / Eric Alonso (Getty Images)

Sostiene el presidente Carlos Mouriño en el Faro de Vigo, que no cree que vaya a haber muchos cambios en la plantilla de la próxima temporada. Pero eso dependerá del mercado y de la Operación Salida. Por ahora el club ha confirmado la llegada, a coste cero, de un centrocampista defensivo como el peruano Renato Tapia y de un extremo como Álvaro Vadillo. Podríamos considerarlos los fichajes 2 y 3 si contabilizamos la llegada “last minute” de Nolito al final de Liga. En el capítulo de bajas el Celta rescindió el contrato de Robert Mazan, lateral izquierdo que no contaba en los planes de Óscar. También parece claro que el club no tiene la menor intención de reactivar otra cesión de Pape Cheick que volverá a Lyon a su club de origen. El Celta ya quiso buscarle acomodo, pese a estar cedido, en el mercado de invierno para no tenerlo en el vestuario.

Ahora es cuando el club tendrá que buscar el equilibrio de las operaciones entre las de máxima prioridad, las ventas necesarias, las cesiones buscando minutos, o las ventas no necesarias pero por gran oferta y los refuerzos de prioridad 2. En el primer apartado están Rafinha Alcántara y Murillo. El club tiene claro que el esfuerzo lo quiere realizar por esos dos jugadores para el proyecto de la próxima campaña. Son dos operaciones que se irían casi a 30 millones de euros (15+15) y que supondría también al club un importante esfuerzo económico para poder hacer frente a sus fichas. Ese esfuerzo por Rafinha y Murillo, a priori, cierran las puertas a realizar otro esfuerzo por Bradaric o Smolov que han pasado a un segundo plano de las prioridades, salvo que sus clubes de origen quieran sentarse a hablar en otros términos, es decir, en otras cifras diferentes a las actuales.

En el capítulo de ventas necesarias están las de aquellos jugadores que podrían darle al club una cantidad de dinero pero que dependerá del grado de excelencia con el que pueda moverse en el mercado el Celta. Es decir, si el Aston Villa llegó a poner casi 9 millones de euros en enero por Pione Sisto y, solamente la postura del jugador evitó que se cerrarse, el Celta tiene que moverse con el suficiente tacto como para poder cerrar una operación de ese tipo. Más complicada va a ser la de Emre Mor toda vez que sus cesiones a Turquía y Grecia acabaron mal. Pero el Celta intentará poder encontrar un club comprador que evite darle continuidad al culebrón Emre Mor, un jugador por el que el Celta llegó a pagar 13 kilos al Borussia de Dortmund. En el capítulo de posibles cesiones para foguearse, ahí entrarían Juan Hernández o el Toro Fernández. El rendimiento del primero ha sido muy bajo y el uruguayo ha sido una de las decepciones de la temporada. Lo normal es que se le busque acomodo en el mercado uruguayo o, como estuvo a punto de cerrarse en enero, el mercado brasileño. El club podría buscar también salida a Juncá cuyo rendimiento ha sido muy bajo por culpa de las lesiones y podría irse al mercado a buscar un central zurdo-lateral estilo Jonathan Silva (Leganés), por ejemplo, que le permitiría usarlo indistintamente en esas dos posiciones. En el capítulo de posibles ventas no deseadas, ahí se encuentran los jugadores por los que han llegado y seguirán llegando ofertas pero vamos a ver con qué intensidad en plena crisis COVID-19. Aquí están Araujo y Okay Yukuslu. El turco no ha ocultado su gusto e interés por jugar en la Premier e incluso se habló con fuerza del Sevilla como posible destino. En cuanto al central mexicano su temporada, pese a la zozobra del equipo, no ha pasado inadvertida y se habla del Valencia como posible destino. Podrían ser dos operaciones que aporten mucha liquidez al equipo para poder afrontar otras operaciones. Habrá que ver que pasa con Jozabed y con David Costas que jugarán fase de ascenso a Primera con Girona y Almería y, caso de ascender su equipo, tienen opción de compra obligatoria. Así que habrá que esperar pero ninguno de los dos, en principio, cuentan para Óscar García. El otro debate abierto pasa por la portería. Con las lesiones de larga duración de Sergio y Rubén Blanco el club estudia la petición del entrenador de fichar a un portero. Opción que conlleva la cesión de Iván Villar como, por ejemplo, ha pedido ya el Real Oviedo para la próxima campaña. Todavía queda mucho mercado y muchos movimientos por hacer, porque falta conocer también el informe con las peticiones realizadas por Óscar García de cara a la próxima temporada. También ver si las difíciles y complejas operaciones Murillo-Rafinha salen bien o si al entrenador le van a complacer en su petición de portería y de delanteros en plural. Y es que sin el Toro y sin Smolov, el Celta solo cuenta con Iago Aspas y Santi Mina como delanteros, ninguno de los dos es un nueve puro. Cabe recordar que, hasta el 6-0 al Alavés, el Celta era uno de los equipos con peor promedio goleador de todas las grandes ligas europeas.

 

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?