, 23 de de 2020

Otras localidades

SER Saludable Valencia

Volver al gimnasio en tiempos de la COVID-19 ¿Qué podemos hacer para entrenar y evitar contagios?

El sector del fitness ha sufrido, se enfrenta a las consecuencias derivadas del cierre tras el estado de alarma, las limitaciones de aforo y el paréntesis de las vacaciones de verano, donde hay menos usuarios en las instalaciones

“He querido volver al gimnasio porque lo echaba de menos, en el confinamiento me di cuenta de que me faltaban muchas cosas. La actividad física, en mi caso, me produce bienestar. Tenía claro que cuando se pudiera retomar, lo iba a hacer. Hay que tener precaución, al principio miras mucho todo, vas con cuidado, pero al final sabes que tienes que retomar tu vida normal: ir al trabajo e ir al gimnasio”, lo cuenta Aurora, una mujer de 40 años que descubrió en la cuarentena que para ella “el ejercicio es algo fundamental”.

Perder algo y después recuperarlo. ¿Quién nos iba a decir a nosotros que íbamos a vivir segundas primeras veces? Ya podemos volver al gimnasio, pero eso no quita que haya dudas entre empresarios y usuarios en torno a los protocolos de seguridad.

Varapalo económico

El sector del fitness ha sufrido, se enfrenta a las consecuencias derivadas del cierre tras el estado de alarma, las limitaciones de aforo y el paréntesis de las vacaciones de verano, donde hay menos usuarios en las instalaciones. “Cualquier negocio crea una infraestructura de gastos acorde a los ingresos que va a tener. Al iniciar el proyecto se determina el peor escenario posible de ingresos y la línea de flotación, es decir, los ingresos mínimos para poder cubrir los gastos. En el escenario actual, con las restricciones actuales, muchas empresas no pueden técnicamente alcanzar ese punto de equilibrio”, admite Guillermo Alvarado, director de PERFORMA Entrenadores Personales Valencia y autor de Entrena bien, vive mejor. Un ejemplo claro, en este sentido, serían los restaurantes. Necesitan un número concreto de comensales para poder cubrir los gastos, pero el número máximo de mesas permitidas no les permite, ni en el mejor de los casos, alcanzar esa cifra. “En las instalaciones deportivas ocurre exactamente lo mismo, con el agravante de que muchas ya eran deficitarias o se encontraban en plena lucha por tratar de sobrevivir antes de que todo esto pasará”, añade.

Un estudio realizado por la universidad de Sevilla y la consultora Valgo calcula que el sector tendría un 44 por ciento menos de facturación en los próximos 12 meses, lo que podría generar unas pérdidas de más de 1.100 millones de euros.

Un lugar seguro

“Sinceramente, no se si hay miedo o no a volver al gimnasio. Lo más importante es que la gente no tome las medidas de seguridad oportunas, como limpiar los aparatos que usan o llevar mascarilla cuando se está cerca de alguien. En cuanto a los ejercicios, hay que progresar poco a poco y generar hábitos, no ir una o dos semanas machacarse y dejarlo”, señala Jorge García, Doctor en Alto rendimiento y profesor de la UNIR. “Nos estamos encontramos un gran número de clientes que nos confiesan que antes acudían al gimnasio X, normalmente una gran instalación, pero que en la situación actual no se atreven. En todos los casos, consideran que las medidas adoptadas no son suficientes”, añade Alvarado.

La seguridad en los gimnasios y la covid-19 ya ha sido objeto de investigación. El estudio fue realizado en la Universidad de Oslo, con una muestra importante: un grupo de control de más de 1.800 voluntarios es un ejemplo. Se hizo en varios centros deportivos y no se encontró un solo positivo en semanas. La investigación admite que los gimnasios podrían ser seguros en núcleos de población, que no tengan un alto nivel de contagiados ni una trasmisión descontrolada.

El estudio señala que los centros deportivos no tendrían por qué ser un foco de infección, siempre que se cumplan las normas de seguridad, pero Noruega parece ser un país donde la pandemia ha tenido menos incidencia que en otras zonas de Europa como España, Reino Unido, Italia, Alemania o Francia.

El uso de mascarillas

“Personalmente la uso. En Barcelona ya hace años que veo a gente con máscara al ir en bicicleta, en principio por la contaminación, si que es verdad que con el calor es mucho más incomodo, pero en la medida de lo posible habría que llevarla si vas a estar a una distancia no segura del resto de usuarios”, comenta García Bastida.

La norma que establece el uso obligado de mascarillas, publicada en el Boletín Oficial del Estado, señala que en el caso de los runners su uso entraría dentro de las excepciones por el "desarrollo de actividades en las que, por la propia naturaleza de estas, resulte incompatible el uso de la mascarilla". Los casos en los que el uso de mascarilla será obligatorio son: en la vía pública, en espacios al aire libre y en cualquier espacio cerrado de uso público o que se encuentre abierto al público, siempre que no sea posible mantener una distancia de seguridad interpersonal de al menos dos metros.

“Depende de la naturaleza del ejercicio. Un tipo de actividad física que genere una gran deuda de oxígeno, aumentando el ritmo al que necesitamos captar aire y oxígeno, puede verse limitada por el uso de la mascarilla. Sin embargo, el entrenamiento de fuerza y acondicionamiento muscular, por norma general, no llega a este punto lo que posibilita que se pueda realizar con mascarilla higiénica o quirúrgica sin grandes problemas”, recomienda Alvarado.

Por otra parte, los usuarios deberían elegir bien la instalación. “Es fundamental que no esté masificada y que haya una buena ventilación: ventanas abiertas, que corra el aire. Enterarnos del protocolo de limpieza de seguridad que siguen, qué productos utilizan y con qué frecuencia. Si no nos fiamos, podemos llevarnos nuestro propio spray y limpiar las máquinas.”, afirma el director de PERFORMA.

Los productos deben ser virucidas autorizados por el Ministerio de Sanidad para este tipo de virus. Una prueba de fuego es analizar el protocolo que siguen para determinar quien puede entrar y quien no en la instalación. “Si puede entrar cualquiera, sin ningún tipo de control, el riesgo es mayor. Sin embargo, si controlan aspectos como, por ejemplo, la temperatura del cliente, impidiendo que pueda acceder quien tenga más de 37.5ºC, arriesgándose a un problema con el cliente, te deja claro cuales son sus prioridades”, añade el directivo.

Una instalación que asuma esos gastos, seguramente llevará a cabo un programa mucho más extenso de medidas. “Según el tipo de negocio. Las instalaciones que por su tamaño y masificación no puedan garantizar la seguridad mínima que el cliente exige para acudir, sufrirán. Sin embargo, quien pueda adoptar medidas extraordinarias de seguridad, quien pueda transmitir tranquilidad al cliente, dispondrá de una oportunidad de duración finita, hasta que todo vuelva a la calma, para convencer y reposicionarse en el mercado. Cuando todo esto pase nada volverá a ser igual”, finaliza Alvarado.

“A veces, mi sensación es que parece cualquiera puede hacer rutinas, porque conoce diez o cien ejercicios, y digo conoce. Una cosa es conocer, y otra entender y saber aplicar de manera correcta. Quiero creer que de esto al menos sacaremos el uso de medidas higiénicas eficientes como toser en el codo, lavarse las manos, incluso llevar máscara si estamos constipados (queda claro que los asiáticos en esto están mucho más avanzados que nosotros), aunque las personas solemos caer uno y otra vez en la misma piedra.”, subraya García Bastida.

DETECTOR DE “FAKE”: ¿Son los gimnasios más seguros que un restaurante?

Pasaremos el detector de fake a titulares de la prensa. También escucharemos la sección Mundo Millennial, en la que el joven periodista Luis Boya nos da su particular visión sobre esa generación que no es ni mucho menos perdida. Atenderemos las llamadas de nuestro buzón de la mano de nuestro compañero Quique Lencina: 650 683 476

BUZÓN DE VOZ--- PRÓXIMO EPISODIO: VUELTA AL COLE

Ya podéis dejar vuestras preguntas a los colaboradores: la semana que viene seguiremos hablando de salud con nuestro psicólogo Alberto Soler, autor de Niños sin etiquetas. Padres, madres, alumnos, docentes… podéis dejar vuestras dudas a través de nota de voz en el 650 683 476.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?