Domingo, 20 de Septiembre de 2020

Otras localidades

La Agencia Balear del Agua encarga una prueba para tratar de reducir los lodos de las depuradoras

Su transporte y tratamiento supone un gasto anual que ronda los seis millones de euros

El objetivo es reducir los lodos.

El objetivo es reducir los lodos. / CAIB

La Agencia Balear del Agua ha encargado un estudio para determinar la eficiencia del tratamiento biológico que actualmente se está realizando en la línea de lodos de las Estaciones Depuradoras de Aguas Residuales (EDAR) de las Islas.

El estudio consistirá en una prueba piloto con un nuevo tratamiento que, en caso de funcionar, reduciría el volumen de lodos generados en las instalaciones y mejoraría las características de cara a permitir un mejor proceso de secado.

Los lodos son los residuos generados durante el tratamiento y depuración de las aguas residuales. Se producen durante la etapa de tratamiento biológico de la EDAR donde la materia orgánica se biodegrada por la acción de microorganismos dando como resultado los lodos de depuración.

Actualmente, la Agencia Balear del Agua gestiona 79 EDAR en todo el archipiélago generando un total de 46.125 toneladas de lodos anuales.

El transporte y tratamiento de los lodos producidos en las instalaciones supone un gasto anual que ronda los seis millones de euros.

La reducción de los fangos supondría, por lo tanto, un ahorro importante a las arcas públicas y una mejora palpable para el medio ambiente. De esta manera, con este estudio piloto, la Agencia Balear de Agua, inicia los primeros pasos para cumplir con la Ley Balear de Residuos aprobada el año pasado, que requiere la elaboración de un estudio de minimización de residuos.

La prueba se realizará en tres EDAR durante seis meses y consistirá en la puesta en marcha de un sistema de inyección controlada de bacterias para mejorar la digestión y degradación de la materia orgánica.

El sistema es un equipo de crecimiento microbiano controlado por ordenador que dispensa de manera diaria una cantidad muy elevada de bacterias en estado vegetativo.

Una vez las bacterias son introducidas en el sistema de depuración empiezan a degradar la materia orgánica presente. De este modo se podrá reducir hasta un 10 por ciento el residuo de lodos generados y se minimizarán problemas de olores en las depuradoras. El contrato ha sido adjudicado por 17.424 euros (con el IVA incluido) y tiene un plazo de ejecución de ocho meses.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?