Martes, 22 de Septiembre de 2020

Otras localidades

Enfermedades piel

Jabones, guantes y mascarillas: el cuidado de la piel en tiempos de coronavirus

En la Escuela de Salud de SER Cuenca analizamos los problemas de salud que la limpieza y la higiene asociada a la pandemia del coronavirus causa en nuestra piel con la dermatóloga Ana Molina

Los jabones y geles hidroalcohólicos pueden afectar a la salud de la piel.

Los jabones y geles hidroalcohólicos pueden afectar a la salud de la piel. / Getty Images

¿Piel irritada? ¿Rojeces y costras? ¿Abusamos de los productos de limpieza? ¿Nos causa irritación la mascarilla? ¿Es bueno usar los guantes para prevenir contagios? A estas y otras preguntas sobre la salud de la piel hemos respondido en la Escuela de Salud de Hoy por Hoy Cuenca, el espacio de radio que coordina Beatriz Hernández, directora de la asociación Parkinson Cuenca, con Ana Molina Ruiz, dermatóloga en Hospital Fundación Jiménez Díaz y Profesora de Dermatología en la Universidad Autónoma de Madrid.

'Escuela de Salud' en Hoy por Hoy Cuenca. / Paco Auñón

¿Cómo se comporta la piel en la infección COVID-19? ¿Es una barrera efectiva frente al virus? Sabemos que el virus no atraviesa la piel íntegra. Sí que es cierto que la piel expuesta (manos, cara, etc) puede actuar como otra superficie más en la que se depositan gotitas. Por eso, igual que es importante mantenerla limpia, es muy vital mantener una barrera hidrolipídica íntegra, porque teóricamente, las lesiones en la piel sí podrían ser una puerta de entrada al coronavirus. La OMS contempla esta vía en sus manuales de prevención de contagio. Lesiones por dermatitis, atopia, psoriasis, uso profesional de guantes, exceso de lavado de manos con agua y jabón, abuso de gel hidroalcohólico, pueden causar daños en la piel. Las cremas hidratantes reestablecen la función barrera de la piel, aceleran la curación de daños y previenen la aparición de lesiones. Así que la hidratación sirve para reconstruir la barrera protectora que aísla al cuerpo del coronavirus y por tanto cierra una de las posibles vías de contagio. En resumen, cuidar nuestra piel y mantenerla hidratada es TAMBIÉN una forma de prevenir el contagio por SARS COV2.

Uno de los temas más frecuentes durante la pandemia es la sequedad por lavado excesivo, sobre todo, de manos. Sí, el uso de geles y otros jabones, de forma repetida, tan frecuente y por tiempos prolongados, pueden ir eliminando poco a poco el manto lipídico de la piel. Para colmo, mucha gente ha estado extremando las medidas de limpieza de su casa o incluso de su trabajo estos días, usando múltiples productos que también agreden y se llevan por delante esa grasita natural de la superficie de la piel. Y como broche final, la recomendación de uso frecuente de geles hidroalcohólicos ha terminado de desencadenar la “epidemia” de dermatitis irritativa (eczema), que se caracteriza por rojez, escamas finitas, y superficie cutánea con aspecto agrietado, acompañados de picor.

Ana Molina, doctora en Dermatología. / Foto cedida

¿Cómo podemos prevenirla? Pues a ser posible, prevenir su aparición usando guantes en las labores de limpieza estos días, secando muy bien las manos tras el lavado, y empleando jabones que tengan un pH similar al de la piel, en torno a 5,5. No es necesario usar jabones muy alcalinos, que son más agresivos como detergentes de limpieza que suelen ser mucho más básicos (pH en torno a 7 u 8) ya que desencadenaremos la dermatitis mucho más rápido. Mucha gente está usando este tipo de jabones porque piensan que limpian mejor, y así es, pero limpian tan bien, que nuestras pobres manos no aguantarán más de dos o tres lavados a fondo con ellos. Y sabemos que no es necesario. El manto hidrolipídico de la piel también nos protege de las infecciones. Hay que intentar mantener su equilibrio. Además, es importante recordar que la OMS recomienda el jabón, que es un bien barato y accesible para todos, muy por encima de los geles hidroalcohólicos, que además deben llevar un 60% de alcohol en su composición.

Y una vez que ha aparecido ¿cómo podemos tratarla? Si empezamos a notar la aparición de dermatitis, lo normal es que logremos controlarla a tiempo aplicando CREMA HIDRATANTE con frecuencia, cuanto más espesa mejor. Y si la dermatitis ya ha aparecido, podemos usar una crema con CORTICOIDE + ANTIBIÓTICO tópico durante unos días; así la rojez y el picor desaparecerán. A veces podemos notar escozor al aplicar la crema porque una piel eccematosa microscópicamente está llena de microgrietas, por eso en estos casos también resulta muy útil la aplicación de vaselina estéril unos días, que hidratará más rápido, es mucho más barata y nos evitamos el escozor producido por los perfumes y determinados componentes de las cremas.

¿Tiene sentido o no usar guantes como prevención del COVID? Pues otro tema importante que hay que tratar es el de los guantes, veo mucha gente que los usa, pero sin mucho sentido o con un mal uso. Es una medida con VENTAJAS E INCONVENITENTES. El principal inconveniente es la FALSA SENSACIÓN DE SEGURIDAD. ¿Realmente por llevar guantes vamos a tocarnos menos la cara, etc? La realidad es que los guantes no cambian la película en este aspecto. La ventaja que aportan los guantes es su uso como PREVENCIÓN DE DERMATITIS por lavado de manos. En este caso, los guantes pueden ser una alternativa. Aunque no la única opción. En lugar de lavar la piel y por tanto poder dañar su manto lipídico, el gel o alcohol actuaría sobre el guante que, en este caso, protege la piel, pero NO ESTÁ PREVINIENDO la infección por el virus.

Y hablando de irritaciones, nos gustaría saber por qué algunas personas sufren irritación de la cara por la mascarilla. Es una realidad, de la dermatitis irritativa de manos hemos pasado a la dermatitis facial y detrás de las oreja por el uso de las mascarillas en una época de tanto calor. Y estas irritaciones se deben a 2 motivos principales:

1. El roce y la presión continuados con los materiales, a veces muy rígidos, con los que está hecha la mascarilla.

2. La humedad, si amigos, en ese pequeño espacio entre la mascarilla y nuestra piel se forma un MICROCLIMA que ni en el Amazonas. Ya que se junta el vapor de nuestra respiración con todo el sudor derivado de la oclusión y el calor. Una receta infalible para que nuestra piel se irrite de lo lindo, en una zona que además suele ser la más sensible de la cara, la región perioral.

Así que estos días, muchos estamos como bebés, con una dermatitis perioral muy parecida a la que ellos desarrollan porque se les cae la baba, y esa baba irrita la zona. Por eso lo más importante es entender que una piel irritada es una piel agrietada, es decir, que si la vemos al microscopio estará llena de microgrietas superficiales por alteración de la barrera hidrolipídica superficial. Esta es la causa de que casi todo lo que nos pongamos en ese momento pique o escueza.

Y entonces ¿qué soluciones hay para prevenir la irritación por la mascarilla? Primero, elige una mascarilla adecuada para ti: hace tiempo era difícil conseguirlas y teníamos que apañarnos con lo que pudiéramos, pero ahora que podemos elegir, es importante que la mascarilla que usemos sea la adecuada para nosotros, además de homologada. Evitemos el tatuaje mascarilla, es cierto que la mascarilla debe quedar lo más sellada posible a tu piel, pero tampoco cortarte la circulación. Si los elásticos aprietan demasiado hay que intentar buscar otra que se ajuste mejor. Si optamos por usar mascarillas higiénicas homologadas, mejor que la parte del interior sea de algodón o algún material suave que absorba la humedad, evitar polyester o nylon.

Segundo, usa una buena rutina del cuidado de la piel con cremas ligeras durante el día, si llevamos la mascarilla durante muchas horas, la piel de esa zona sudará más y eso puede provocar irritación, y más con estos calores. Las cremas muy espesas mejor para reparar la piel por la noche. Evita los principios activos irritantes como retinoides e hidroxiácidos en esa zona.

Y si ya ha aparecido la irritación ¿qué podemos hacer para que mejore cuanto antes? Pues, sin duda, aprovechar la noche para restaurar la piel, tras una buena limpieza, aplica cremas reparadoras que puedan hacer su trabajo mientras duermes. Por eso los dermatólogos somos tan pesados con la vaselina pura estéril, ya que además de ser barata y estar en casi todas las casas, al estar libre de perfumes y otros componentes, será de lo poco que al aplicarlo, no solo no nos moleste, sino que además nos ayude a restaurar la barrera lipídica rápidamente. Eso sí, aplicarla por la noche y evitarla si tenemos acné. Si ya hay irritación importante, probablemente necesitemos consultar con nuestro dermatólogo porque hará falta incluir una crema de corticoide suave o incluso antibiótico tópico.

Hablando de cremas, no podemos olvidarnos del “moreno mascarilla” que hay gente que tiene la cara como el Yin-Yang, mitad blanca mitad morena. Efectivamente, la mascarilla ejerce una protección frente al sol de tipo físico, pero no todas nos protegen de la misma manera y parte de la radiación es capaz de atravesarlas. Lo ideal, por tanto, es aplicar el fotoprotector en toda la cara para no terminar como tu dices, con ese horroroso moreno mascarilla, que tan poco favorece. Eso sí, es importante elegir fotoprotectores ligeros, como los formulados en agua o con textura gel o serum para que no sudemos más aún debajo de la mascarilla y empeoremos la irritación.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?