Viernes, 05 de Marzo de 2021

Otras localidades

Cae el Clan de los Kikos en una operación antidroga en Cañada Real

Se habían hecho con el control en la venta de estupefacientes den esa zona marginal de Madrid

Vídeo de la desarticulación de la banda. Policía Nacional

Vídeo de la desarticulación de la banda. Policía Nacional / .

La operación Maíz ha culminado con la detención de los 14 miembros de esta banda, sucesora del clan de Los Gordos con quien mantienen lazos familiares. Los arrestados, que tienen antecedentes por hechos similares, son en su mayoría españoles pero hay también una mujer de nacionalidad cubana y otra italiana.

Los agentes han incautado más de 500.000 euros en efectivo, 19 kilos de cocaína, más de tres kilos de otras sustancias, así como 18 armas de fuego y casi 2.000 cartuchos, en cinco registros simultáneos en la Comunidad de Madrid y en Castilla-La Mancha. La aparición de estas armas cortas es un dato preocupante.

La investigación se inició en febrero, cuando los investigadores consiguieron ubicar en la Cañada Real al mayor punto de venta de sustancias estupefacientes en Madrid. Los agentes detectaron que el negocio se centralizaba en una infravivienda, estratégicamente ubicada para utilizarla como punto de venta de varios tipos de droga y como lugar de consumo, que operaba las 24 horas al día.

Durante las vigilancias, los agentes detectaron que empleaban a unos individuos, conocidos también como machacas, en los puestos de vigías y que, dado el trasiego continuo de personas y vehículos, operaban además como aparcacoches de los compradores.

Integrantes de la organización se situaban en el acceso a la parcela para decidir qué compradores o consumidores podían entrar y cuáles tenían vetado el acceso, mientras que el resto controlaba el acceso al inmueble.

Otras personas eran las encargadas de vender la droga en el interior de una sala bunquerizada. Las investigaciones también permitieron comprobar que, tras estos individuos, se encontraba uno de los responsables directos de la organización. Supervisaba todas las operaciones.

Una vez terminada la fase de investigación, se practicó la entrada y registro en cinco domicilios, dos en Madrid, uno en Alcalá de Henares, otro en Torrejón del Rey (Guadalajara) y otro en el municipio toledano de Illescas.

Durante los registros se pudo comprobar que el punto de venta funcionaba como un supermercado, con carteles llamativos en los que anunciaban los productos y los precios, otros carteles con los horarios de los autobuses que circulan por el lugar y zonas donde acomodar a los clientes o a los que decidían consumir la droga en el lugar.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?