Miércoles, 08 de Diciembre de 2021

Otras localidades

Opinión

La Pizarra de Emilio Ivars: 'Estúpidos relatos'

Columna de opinión a cargo del maestro de primaria y exdiputado socialista para el programa Hoy por hoy

Emilio Ivars: "Un relato debe ser, ante todo, sencillo e inteligible, que lo entiendas fácilmente, tú y la inmensa mayoría"

Emilio Ivars: "Un relato debe ser, ante todo, sencillo e inteligible, que lo entiendas fácilmente, tú y la inmensa mayoría" / Getty Images

Estúpidos relatos

La semana pasada te hablaba, amigo oyente, de los cuentos, de esas historias de ‘Érase una vez…’ y ‘colorín colorado…’ Y te lo recuerdo hoy, precisamente, porque quiero que en nuestra pizarra escribamos acerca del RELATO, pero no del relato escrito que lees habitualmente, sino del relato comunicativo, esas historias que, probablemente en más de una ocasión, has tenido que utilizar para vender algún producto, alguna idea o alguna acción.

Emilio Ivars, maestro de primaria y exdiputado socialista en la Asamblea Regional / Cadena SER

Sabes bien, porque así lo entiendes cuando necesitas crear un relato, que estas historias, para triunfar, deben responder a unas premisas muy pero que muy concretas que vas a ir anotando en la pizarra.

Un relato debe ser, ante todo, sencillo e inteligible, que lo entiendas fácilmente, tú y la inmensa mayoría.

Un relato debe ser veraz, auténtico, creíble. Que no transmitas, a las primeras de cambio, una mentira -por pequeña que sea-.

Un relato debe tener principio, desarrollo y final, como una buena historia.

Y un relato debe emocionarte, tocarte la fibra, llegar a ese rinconcito dentro de ti que hace que te replantees las cosas.

Y en esas estamos en medio de esta pandemia, con las luchas políticas de relatos. Pones la Cadena Ser y escuchas las historias que te cuentan los políticos, unos y otros, y te preguntas… ¿lo entiendo? ¿es cierto lo que me está contando? Piensa en alguna de ellas y anótala en la pizarra.

Sé que, más que emocionarte, coges un cabreo del quince, pensando que ya está bien de tanto reproche mutuo, de tanta palabrería vacía y de tanto maniqueísmo, como si tú fueras estúpido y se te pudiera engañar fácilmente. Estúpidos relatos te dices. Porque, además, no sabes ni entiendes a dónde te quieren conducir, cuál es el final.

Y no es que desprecies la política, porque sabes -bien lo sabes ¿verdad? - que la política es absolutamente necesaria. Lo que desprecias son esos relatos absurdos de querer que elijas si eres de unos o de otros, de forzarte a echarle la culpa siempre a otro o de obligarte a creer que vives en la mejor tierra del mundo, aunque tengas una vida repleta de deudas y estés trabajando, con suerte, para sobrevivir, que no para vivir.

Deseando estás de escuchar, algún día, en esta cadena de radio, un ‘estamos de acuerdo’, ‘estamos tomando las decisiones juntos’, un mensaje sencillo que entenderías tú y cualquier mortal. Y además te lo creerías si, inmediatamente después del mensaje anterior, no sale nadie bramando en tromba, como si soltaran de repente al perro mordedor. Y, por supuesto, darías el mensaje por absolutamente veraz si durante un tiempo vieras colaborar juntos a gobierno y oposición, a oposición y gobierno.

Yo creo que ese mensaje, lo doy por hecho, te emocionaría. Porque significaría que piensan en ti, que se ponen en tu lugar, ciudadano, empresaria, empresario, currante, sanitario, docente, hostelero, comerciante… y, cuando los políticos se ponen en tu lugar, siempre te tocan la fibra.

Y ahí es donde está la política con mayúsculas, la que es necesaria para ti, para todos; no la de los estúpidos relatos. La están practicando en otras Comunidades Autónomas todos, sin dudarlo ni un minuto. ¿No te preguntas por qué aquí no? ¿Por qué no se puede trabajar coordinadamente en lugar de echarnos los trastos a la cabeza? ¿Por qué no somos capaces de unirnos políticamente, aunque sea en unos mínimos, en esta situación de pandemia? La respuesta la tienes tú: esos relatos que pretenden tomarte como un estúpido.

La política -como tú y yo compartimos- es imprescindible, los relatos políticos son necesarios, pero recuerda: sencillos, auténticos y que te emocionen. Ojalá escuches, escuchemos juntos, lo más pronto posible, uno de esos relatos. Porque, a buen seguro, que tendrá un buen final.

Nos vemos en la próxima pizarra.

Emilio Ivars

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?