Sábado, 31 de Octubre de 2020

Otras localidades

La Columna de Rafa Gallego

Pineal

Yo sé que a ti también te pasa. Sé que cuando estás al borde, cuando te sitúas en una altura y miras desde labaranda la posibilidad de la caída, hay un impulso que te lleva a lanzarte al vacío, a la vez que sientes un empujón interior que te sujeta. Es un movimiento simultáneo: el vacío que te sale del estómago, la mariposa que te eleva, y el golpe seco que te agarra desde el pecho, el ancla que te sujeta.

Casi siempre puede más el ancla y siento recordar ahora situaciones en las que ha tenido más poder la mariposa. Damos un paso atrás, nos recomponemos en el horizonte y nos mudamos a la seguridad de la pisada en firme. Ese impulso está en todos, aunque lo neguemos, y nos pone a salvo de oscuros deseos.

El problema empieza cuando nos salimos de la seguridad de lo firme y no tenemos caída, cuando nos vemos en la obligada situación de tantear lo incierto. Ese es el territorio incómodo. Saltar fuera o quedarse dentro nos deja siempre en un momento resuelto, una seguridad definida. Lo que me interesa es ese vacío del volatinero, esa cuerda floja, el temblor de lo que es verdaderamente nuevo, el momento imposible de quedar suspendido en el viento. Es la elegancia del vuelo del buitre, que solo necesita extender sus alas para ascender en la corriente de aire que lo libera.

Decía Descartes que el alma reside en la glándula pineal, que es ahí, en esa pequeña singularidad biológicaescondida en lo más profundo de nuestra cabeza, donde se produce la conexión entre el cuerpo y el alma, habida cuenta de su concepción dualista de la naturaleza humana. Spinoza que, en mi opinión, era más serio,pensaba que eso ni el propio Descartes se lo creía, porque en realidad es cierto que Descartes mismo se había descalificado como autoridad en la materia. Pero ¿y si fuera verdad la apuesta cartesiana?¿Y si se pudierafijar un lugar de residencia en la base de nuestro cerebro para albergar el espíritu?Yo no sé si dejaría que me tocaran la glándula pineal, pero, si me viera en situación de algún trasplante, hay una lista de pineales que no quiero.

Quizá me gustaría una glándula pineal de buitre o de águila, de cualquiera de esas aves que se mantienen en el vacío del abismo, que, en realidad, no es tal vacío, pero que tanto nos asusta, que nos inquieta. Mantenerse a flote en el espacio intermedio entre la caída y el suelo firme. Mantenerse en vuelo. Mantenerse. Recuerdo el espectáculo de aquellos buitres señalando el cielo, creo que los vimos cercadel Chorco de los Lobos, antes de llegar a Caín, en la Ermita de la Corona. Hablo de aquel día como podría hablar de otros, pero señalo estos nombres para no olvidar su sonora belleza: Posada de Valdeón, Caín, Chorco de los Lobos, Ermita de la Corona. Quizá el alma leonesa, si es que eso existe, esté encerrada en una pineal de azul imposible, como ese del cielo del invierno o en un nombre nevado de musical historia.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?