Lunes, 30 de Noviembre de 2020

Otras localidades

Coronavirus Covid-19

Teresa Romero, superviviente al Ébola, a los negacionistas: "Que vengan al hospital y después que hablen"

Esta vecina de Becerreá pide a la población confiar en la ciencia

La auxiliar de enfermería con raíces en Becerrea, Teresa Romero que sobrevivió al ébola en 2014, ha recomendado hoy a los que niegan la pandemia de la COVID que se pasen por el hospital donde sigue trabajando, en el Carlos III de Madrid, para conocer de primera mano como es el coronavirus y "luego salgan sin mascarilla a reivindicar que no hay tal virus".

Romero, que pasó por el duro trago de contagiarse de ébola en 2014 y que vio como se sacrificaba a su perro lo que fue motivo de arduos y agrios debates parlamentarios en aquel momento, confiesa que está "bien", que de momento se ha librado de infectarse.

Lo que más le choca de la pandemia es que "haya gente que lo niega y no sé como pueden hacerlo", clama. "Que se vengan aquí al hospital, que se den una vuelta y lo comprueben por ellos mismos y luego salgan a la calle sin mascarilla a reivindicar que no hay tal virus", ha afeado.

La auxiliar de enfermería participa de la idea de que "hay que confiar en la ciencia y en la medicina para salir de esta crisis (sanitaria)". "Hay que confiar en que saquen alguna vacuna. Sí que es cierto que se ponen muchas expectativas en el tema de la vacuna y ahora mismo la única solución que se vislumbra es la ciencia y la medicina. Hay que tener confianza en ellos", reitera con cierta insistencia.

Ella sigue en el "mismo" hospital donde ya trabajaba cuando se contagió de ébola, en el Carlos III y ya percibe una alta "presión asistencial" en dicho centro. "La presión asistencial está siendo la de estos días, desde septiembre tenemos el hospital con coronavirus. Hemos estado un tiempo sin coronavirus pero ahora estamos otra vez con él", ha aclarado.

No oculta que la pandemia la tiene "en vilo" y ha apelado a la "precaución" para combatir la COVID.

Teresa Romero que confiesa que echa de menos ir a Becerrea, ahora no puede salir de Madrid, ha reconocido "algunas" secuelas como consecuencia del ébola. "Sí que pueden quedar algunos fantasmas pero es normal, después de seis años quedan cosas que se recuerdan. No se reviven ya tanto como al principio pero sí pueden quedar ciertos fantasmas pero es normal", se sinceraba.

La auxiliar de enfermería se afanaba en dejar claro que en todo este tiempo "no" ha dejado de ir a Becerrea, aunque bromea con que "ahora no podemos ir", por el confinamiento al que se encuentra sometida la ciudad y la comunidad de Madrid.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?