Sábado, 05 de Diciembre de 2020

Otras localidades

Las Kellys

"La sobrecarga de trabajo y el estrés de que te puedas contagiar es insuperable"

'Las Kellys' Lanzarote denuncian que "se nos ha duplicado el trabajo" y lamentan que son "las grandes perdedoras en todo"

“No se puede hacer en el mismo tiempo lo que era una limpieza, una limpieza y desinfección, es imposible", aseguran las Kellys Lanzarote.

“No se puede hacer en el mismo tiempo lo que era una limpieza, una limpieza y desinfección, es imposible", aseguran las Kellys Lanzarote. / Cadena SER

Las noticias de la reanudación de operaciones de vuelos procedentes del extranjero con Canarias revelan una vertiente negativa respecto a las camareras de piso en Lanzarote.

María, nombre ficticio de esta camarera de piso que teme a posibles represalias por hablar en los micrófonos de Hoy por Hoy Lanzarote, advierte de que “nuestra situación es precaria, precaria”.

Explica que la mayoría tienen contratos, aunque mediante Empresa de Trabajo Temporal (ETT), por lo que algunas se encuentran en ERTE “aunque no cobren tanto, pero hay gente sobre todo de la ETT que no están en ERTE ni en nada, y la situación es tremenda. Hemos pasado de Guatemala a guatepeor”.

Explica que la previsible llegada de turistas a la isla conejera no ha supuesto la reincorporación de las camareras de piso a sus respectivos puestos, “muy pocas, porque con la excusa de que hay pocos turistas, lo que hacían dos lo va a hacer una, y esto es lo que hay, y si no ya sabes aquí no vuelves, hay más gente esperando”, es el testimonio de María que lamenta que “todo siempre es con las típicas amenazas”.

“Nosotras de 23 habitaciones y llevando 16 clientes con seis salidas es imposible, es muchísimo trabajo. Como hay poco y han tenido que tener cerrado y ha habido muchas pérdidas, pues tienen que recuperarlas por algún lado. ¿Con quién? Con la precariedad de la camarera, eso es así. Es duro, pero es así”, describe esta camarera de piso de Lanzarote.

En cuanto a su propia seguridad frente a la Covid-19, María considera que “las medidas que se toman son todas muy genéricas. No todos los centros son iguales”, y que “las camareras de piso tienen mucho contacto con el cliente, y siempre estamos con miedo. Nos dan los EPIs pero con los guantes y la mascarilla, pero hasta el personal sanitario con sus EPIs se contagia. Estamos en un contacto directo, tocando sus cosas para limpiar, ante el estrés de la carga de trabajo y el estrés de que te puedas contagiar es insuperable. Yo en mi casa tengo tres niños y dos personas mayores, el miedo es siempre a ver lo que yo me llevo”.

Además, la diferencia de medidas de prevención y seguridad aplicadas en distintos países provoca que “muchos clientes no utilizan la mascarilla y tienes que decirle que la mascarilla o alejarte tú, y después te miran con malas maneras porque mira lo que me ha dicho la camarera. Somos las grandes perdedoras en todo”.

Pero alude especialmente a “la sobrecarga”. “No se puede hacer en el mismo tiempo lo que era una limpieza, una limpieza y desinfección, es imposible, a mi me daban siete minutos para limpiar una habitación, cómo lo hago limpiando y desinfectando”, se pregunta esta camarera de piso.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?