Martes, 19 de Enero de 2021

Otras localidades

Marina Arroyo, con 89 años, se hace el test del Covid 19 para proteger a sus hijos y nietos

Enternecedor testimonio de una arandina que anhela más libertad para poder abrazar a su familia y que participará este fin de semana en el cribado

Asegura que someterser al test no puede ser peor que las sesiones de quimio y radioterapia a las que tuvo que someterse

Un mensaje a través del facebook de la Cadena SER nos ponía en antecedentes de, hasta qué punto, hay personas con un altísimo grado de responsabilidad en la lucha con el Covid 19 y con una elevada dosis de generosidad: “Mi madre, con 89 años, me ha pedido que la llevemos a hacer el test. Yo no lo había contemplado, pero sus razones son: por mis hijos y mis nietos esto hay que pararlo. Yo ya tengo mi carrera hecha. Y por supuesto que nos van a llevar a las dos, con nuestras limitaciones”.

Marina Arroyo Guijarro, en un claro ejemplo de gran responsabilidad y de protección hacia su familia, ha transmitido a sus hijos que este fin de semana quería hacerse el test dentro de la acción de cribado que los profesionales de la Sanidad van a realizar en Aranda de Duero. A las 13.30 horas intervenía en directo en Hoy por Hoy Aranda para reflexionar sobre una pandemia que le tiene “aturdida por lo que veo cada día en televisión. Un montón de difuntos. Eso es terrible. Yo tengo casi 90 años y la carrera hecha. Pero tengo ocho hijos y doce nietos y tengo muchísimo miedo por ellos”.

Con una sensibilidad que conmueve, Marina explicaba en la SER que “desde marzo no he podido ver a casi ninguno. No les veo, ni a hijos ni a nietos, y es una verdadera pena. Esto no es vivir. Hablé con mi hija y le he dicho que yo voy a ir a hacerme el test, por mis hijos y mis nietos porque veo que esto va mal”.

Confesaba Marina que no lleva nada bien el distanciamiento de su familia ni tampoco “estar tanto tiempo en casa. Me gustaría salir con un poco más de libertad. Salgo con miedo, no vivo. A hacerme la prueba no llevo ningún miedo. Desde el primer momento ya le he dicho que tengo mi carrera hecha ¿será difícil?...no creo que será mucho pasar malo, digo yo. Me han quitado un pecho y medio de dos operaciones. Me han dado radio y quimioterapia ¿qué más puedo esperar? Poder vivir dos años más un poco más tranquila de lo que estoy viviendo ahora. Y que puedan venir mis hijos y nietos a verme”.

Marina, con una dulzura que acaricia a través de sus palabras y con la universidad de su experiencia de vida por bandera, no dejó de animar a que todos los arandinos se hagan la prueba y puso el acento en quienes no están colaborando en cumplir con aquello que a la sociedad se le está pidiendo: “somos muy indomables, yo no sé qué pensamos. Hay gente que no entra por el aro y no sé por qué. Yo solo he tenido un hijo político contagiado y estuvo en casa pasándolo, metido en una habitación sin poder ver ni a su mujer ni a su hija, metiéndole la comida, ¡¡Dios me ampare!!, como si fuera un perrillo en una habitación y allí quieto. Y sales de casa y no puedes hablar con nadie. Antes te parabas un rato a hablar con las vecinas y ahora, como si estuvieras reñida con todas. Cada una vamos andando por un sitio y casi ni nos conocemos”.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?