Jueves, 03 de Diciembre de 2020

Otras localidades

Miedo a la vacuna

La reciente noticia de que existen varias vacunas contra el Covid con un alto porcentaje de eficacia en fase 3 supone una buenísima noticia para una parte de la población mientras que en algunas personas, suscita recelo e inseguridad.

La reciente noticia de que existen varias vacunas contra el Covid con un alto porcentaje de eficacia en fase 3 supone una buenísima noticia para una parte de la población mientras que en algunas personas, suscita recelo e inseguridad. Llama la atención como la alegría y euforia se ha desatado en algunas personas mientras que en otras suscita temor. Y es que, el miedo a las vacunas ha existido desde que se crearon pero, también en este tema, “podemos hablar de una etapa pre-covid y otra post-covid”, comenta la psicóloga clínica, Consuelo Tomás y “es importante que las reacciones no sean desproporcionadas y se ajusten a la realidad del momento ante este tipo de noticias”.

Hay tres escenarios ante el temor a las vacunas: cabe diferenciar entre las personas que tienen miedo a las inyecciones (y la mayoría de vacunas son inyectables); las que tienen miedo a las vacunas debido a los posibles efectos secundarios; y las que no tienen miedo a las vacunas pero sí a la del Covid19”, explica Tomás. De una forma u otra, la experta aconseja acoger este anuncio “con cautela, intentando evitar que haya una euforia desmedida”.

Tripanofobia: miedo a las inyecciones y a la sangre

El miedo a las vacunas y a la sangre se denomina tripanofobia. En esta fobia se produce una respuesta bifásica en la que en un primer momento el sistema nervioso autónomo provoca palpitaciones, sudoración y problemas a la hora de respirar, y a continuación, se da una respuesta vasovagal. Inicialmente el nerviosismo se relaciona con la ansiedad anticipatoria al pensar en lo que va a suceder, y en el momento en el cual ven la inyección o la sangre, se produce un enlentecimiento cardiaco y de la respiración, llegando en algunos casos al desmayo.

Estas fobias o miedos, pueden deberse a varias causas, “una inyección es un procedimiento invasivo y doloroso y eso, como ser humano, no nos gusta, crea cierta aversión. También sabemos que en determinados contextos se ha asustado al niño con llevarlo al practicante o al médico para que le pinchen en un intento por mejorar su conducta, e indudablemente, esta experiencia puede causar un trauma. Además, -continúa la experta- aprendemos viendo lo que los demás hacen, si nuestros familiares sobre-reaccionan cuando les vacunan, nos transmiten cierta ansiedad. Sea cual sea la edad de la persona, hay que darles información veraz y esto pasa por afirmar que el pinchazo duele un poco”.

La buena noticia es que esta fobia tiene solución. “Los psicólogos trabajamos con técnicas cognitivas-conductuales que permitirán a la persona hacer frente a la situación dotándole de las herramientas necesarias para controlar esa ansiedad e incluso evitando el desmayo”.

 

 

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?