Fútbol
UCAM Murcia CF

El balón parado condena al UCAM Murcia CF en Copa RFEF

El conjunto universitario tuvo más control de la pelota, pero el Llagostera fue decisivo y eficaz en las escasas ocasiones que tuvo para eliminar a los murcianos

Mustafá recibiendo la pelota / UCAM Murcia CF

Murcia

El UCAM Murcia CF visitó el Municipal de Llagostera con la condición de invicto en la presente campaña. Un equipo bien armado con los menos habituales en la semifinal de Copa RFEF, donde Salmerón empezó con dibujo de 4-2-3-1 y una meta defendida por Unai. Con Ramón, Booker, Gabri y Mounir en el 11 como premio al esfuerzo, el flanco derecho en ataque estuvo reservado para Gurdiel, que tuvo unos grandes minutos sobre el césped artificial del conjunto de la provincia de Gerona.

Dominio y toque, aguantar el balón y conservar la posesión, directrices a las que el entrenador almeriense nos tiene acostumbrados y que salió bien en sensaciones y planteamiento. Al Llagostera se le atragantó mucho el despliegue universitario, que tuvo mucho peligro en el costado del leonés gracias a balones colgados al área y control en el uno contra uno. Con todo ello, llegó la primera gran ocasión para el UCAM, un balón que chutó con fuerza Mounir y que Monreal, zaguero del equipo catalán, sacó bajo palos con el portero vendido.

Pero cuando mejor estaban los de Murcia, llegó la picaresca local gracias a una falta simulada donde el colegiado picó porque Admonio ni rozó a su par. Muy cerca del área, como si de un córner en diminuto se tratase, el Llagostera colgó la bola para que Agirre la despejase blandita y Viale solo tuviese que empujar con la cabeza en el 30.

Lejos de desmotivarse, el UCAM fue a por más para intentar el empate. Las señas de identidad no mutaron y los universitarios siguieron en la brecha para lograr unas tablas que no llegaron, sino todo lo contrario. El balón parado castigó a los visitantes con otra pelota colgada al área que Viale volvió a rematar. El argentino ejecutó de cabeza con virulencia ante unos Gabri y Admonio muy flojos en la defensa estática. Corría el minuto 42 con 2-0 y así se llegó al descanso.

En el inicio de la segunda mitad, el fútbol, tan caprichoso como de costumbre, hizo que el colegiado sacase doble amarilla a Sascha con dos minutos cumplidos. El UCAM tenía por delante 43 minutos para darle la vuelta a la eliminatoria con un jugador más sobre el césped. Ahí es cuando los de amarillo empezaron con los cambios. Mounir, Admonio y Gabri dejaron su sitio para dar entrada a Dean, Alberto Fernández y Eneko.

Se vinieron arriba otra vez los universitarios. que con Alberto encontraron un filón de pólvora extra tomando una posición adelantada en el ataque. Con un planteamiento íntegramente ofensivo, el UCAM no se dejó nada dentro y fue a por el partido con sus efectivos. Llegó el ansiado premio en el minuto 70, un balón colgado que encontró las botas de Ramón para reducir distancias. Con 20 minutos por delante, daba la sensación de que podría pasar cualquier cosa en un 2-1 con sabor a empate irremediable, aunque la historia fue bien distinta.

En los minutos finales hubo más cambios, con 10 para llegar al último pitido, Gurdiel y Pablo Espina dejaron su sitio para que entrasen Pau y Johan para añadir más frescura y explosividad. Lo intentó el UCAM hasta el último aliento con el segundo, que también estuvo correcto en labores defensivas echando una mano. Además, Xemi la tuvo en el 88 para poner el empate, un balón que estuvo cerca de relamer la red del Llagostera hasta que el árbitro pitó el final del encuentro. Derrota con sabor amargo por errores puntuales en la marca de balón parado, pero gran partido general de los murcianos que no renunciaron a su estilo.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad