Jueves, 03 de Diciembre de 2020

Otras localidades

FIRMAS DE OPINIÓN

Crisis y estado del bienestar

La firma de Manuel Ortiz Heras, Catedrático de Historia Contemporánea

La sorprendente y terrible irrupción del coronavirus ha puesto a la historia en un lugar privilegiado del debate público. La mal llamada gripe española de 1918, el New Deal norteamericano, el Plan Marshall o los Pactos de la Moncloa son algunos hitos que se han venido manejando. Se han buscado en el pasado respuestas a un presente inédito y recetas con las que iluminar un futuro lleno de dudas. Pero la historia nos enseña que desastres como el Covid-19 pueden abrir la puerta a un porvenir más justo o empujarnos al desastre. Lecturas como Un paraíso construido en el infierno, de Rebecca Solnit, ayudan a entender las sorpresas que surgen tras ciertas catástrofes.

El destino no está predeterminado. Nos espera otro mundo resultado del conflicto ideológico y social que emerge cuando aquello que era estable comienza a desmoronarse, dando lugar a situaciones en las que todo puede pasar. Philip Mirowsky, analizando la crisis de 2008, demostró que no debemos dejar que una crisis grave se desperdicie. Aprovechemos que la pandemia ha convertido la defensa del bien común en el nuevo mantra. Aunque conviene no subestimar la capacidad del poder económico porque las elites no sólo resisten ante las embestidas, también intentan sacar partido.

En EEUU el ascenso del paro durante la crisis de los años treinta produjo hambre y miseria a raudales. Muchos, como vemos en Las Uvas de la Ira, se unieron en busca de protección social, seguro de desempleo, aumentos salariales, derechos sindicales, vivienda y trabajo. Las movilizaciones sociales contra los desahucios y las "marchas del hambre" favorecieron las medidas de Roosevelt. Aquel capitalismo social no acabó con los problemas, pero evidenció los excesos del liberalismo y la necesidad de que el Estado velase por la seguridad de sus ciudadanos. También preparó el terreno para los Estados del bienestar, la conquista social más importante del pasado siglo, en sus albores toda una utopía. Lo que impulsó y materializó aquellas ambiciosas políticas sociales fue el temor a que el socialismo se propagase.

La puesta en marcha del estado del bienestar español no data de la ley de Seguridad Social franquista de 1963. Su infradotación y los innumerables defectos de concepción dejaron al país desprotegido en los albores de la transición. En el contexto de la crisis de 1973 se crearon las estructuras sociales que garantizaron educación, sanidad y pensiones para todos. Se vivieron notables avances, gracias a una importante reforma fiscal, con impuestos progresivos, que nos llevaron a pensar que España tenía los mejores servicios sociales del mundo, empezando por la sanidad. Ha bastado una sacudida como la actual pandemia para descubrir que todavía teníamos mucho que conseguir.

Apuntalar nuestro estado de bienestar y aplicar el ingreso mínimo vital, junto al perfeccionamiento en la atención a los dependientes deben ser reivindicaciones irrenunciables que sólo dependen de la voluntad de todos.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?