Lunes, 30 de Noviembre de 2020

Otras localidades

FIRMAS DE OPINIÓN

La segunda ola y la precariedad de las trabajadoras en las residencias de mayores

La firma de Maria José Romero Rodenas, Catedrática de Derecho del Trabajo y Seguridad Social

La pandemia mundial a la que nos venimos enfrentando desde el 14 de marzo ha cambiado nuestro modo de vida personal, familiar y profesional.

El trabajo es el que nos permite vivir y sostenernos no solo económicamente sino en nuestra existencia misma a través en ámbitos profesionales esenciales para nuestra existencia y la existencia de los nuestros, vitales para la sociedad, vitales para la ciudadanía: sanidad, educación, trabajo de cuidados, trabajo de las fuerzas y cuerpos de seguridad, entre otros muchos.

El valor del trabajo en la sociedad actual es insustituible, merece ser reconocido, conocido y aprendido el que ejercen miles de trabajadoras en centros y residencias de mayores. No es lo mismo tener un trabajo que tener un empleo, puede llamar la atención esta afirmación, pero tener un trabajo nos permite vivir, tener un empleo nos permite sobrevivir.

No hemos dejado de escuchar la grave situación de la covid en las residencias de mayores, no hemos aprendido o hemos aprendido muy poco de la primera ola, miles y miles de personas mayores han muerto en estos centros, están muriendo y seguirán muriendo.

Esta crisis debe de poner el valor el trabajo de miles de profesionales del trabajo de cuidados en centros y residencias de mayores, sector muy feminizado, y con poco reconocimiento social al gran sacrificio y dedicación por un escaso SMI, seguimos pendiente de los cambios necesarios y prometidos para evitar que esta segunda ola se convierta nuevamente en una trampa mortal. Tener una adecuada conducta moral en esta grave situación solo es posible si se basa en el conocimiento del bien y la justicia.

Es justo articular medidas sanitario-sociales, transversales para que las personas más vulnerables no queden atrás, no se mueran solos y no asistidos, no se trata de fijar estas medidas en un escenario distópico, sino todo lo contrario, nos encontramos en un escenario como describe Saramago de ceguera blanca que condena a la humanidad al confinamiento global, recibiendo una lección de humanidad sin precedentes y una lección de vida destinada a proteger la salud y la vida de las personas más indefensas: los mayores en centros geriátricos. Nada se habla de las responsabilidades.

Urge cambiar el modelo sociosanitario y transformadlo en un modelo sanitario-social, centrado en el cuidado de los mayores, no llegan estos deseados cambios unido al incremento de personal en los centros de mayores, pero lo que ha llegado es la segunda ola y el drama se vuelve a (re)vivir.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?