Viernes, 04 de Diciembre de 2020

Otras localidades

La Complutense ultima un proyecto para controlar brotes de COVID

La iniciativa busca el control de la pandemia con análisis de muestras de saliva de alumnos, profesores y personal de administración y servicios

Laboratorio de la Complutense durante la pandemia de COVID-19

Laboratorio de la Complutense durante la pandemia de COVID-19 / Universidad Complutense de Madrid

La Universidad Complutense de Madrid (UCM) está dando los últimos retoques a un nuevo proyecto para controlar la expansión del COVID-19 entre sus alumnos, profesores y personal de administración y servicios. Lo está desarrollando el mismo equipo de expertos que durante la primera ola de la pandemia se dedicó a hacer pruebas entre los mayores de las residencias madrileñas y ahora impulsan un nuevo método mediante muestras de saliva.

El proyecto comenzará a implantarse en las próximas semanas y consistirá, según explica a la Cadena SER uno de sus impulsores, el catedrático de Bioquímica y Biología Molecular, José Manuel Bautista, en la toma de muestras de saliva en grupo de diez personas, de manera periódica. "Si se detectase un positivo podríamos detectar una potencial infección temprana, o bien asintomáticos que puedan contaminar la comunidad en la que están trabajando esas personas", señala Bautista, "es un método más de control que de diagnóstico".

Y es un método sencillo, si lo compramos con otros test y procesos que se utilizan ahora mismo para detectar el virus. No necesita personal sanitario para la toma de muestras ya que se puede hacer de manera individual y tampoco necesita medidas de bioseguridad especiales. Eso sí, la Complutense ha tenido que contratar personal, comprar material y ha estado haciendo ensayos durante semanas con muestras de hospitales. El primer paso se dará en la Facultad de Biología de la UCM y después se extenderá al resto de esta universidad. Si todo va bien, Bautista cree que incluso podrá utilizarse para controlar brotes en residencias y colegios mayores. "Creemos que puede controlar muy bien la interrelación en estos espacios, como en las relaciones que tienen los alumnos porque entre ellos hay muchos asintomáticos y si no hay una detección temprana, la infección se puede expandir", explica este catedrático. "Creemos que puede tener una cierta capacidad de control porque todos los grupos que den positivo serán aislados", precisa.

En la primera fase de este proyecto, la intención de sus impulsores es testar a unas quince mil personas. "Siendo una universidad tan grande, con alumnado de varias regiones, de alguna forma podemos utilizarlo como un sensor de las infecciones que están pasando alrededor", cuenta José Manuel Bautista, que no descarta que este método pueda ser utilizado también por organismos, instituciones y empresas en su propio ámbito.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?