Jueves, 03 de Diciembre de 2020

Otras localidades

Así será el nuevo Rastro COVID: control de aforo y drones de vigilancia sobrevolando el mercado

El tradicional mercado callejero vuelve este fin de semana tras ocho meses de obligada ausencia

Imagen de un grupo de muebles del Rastro.

Imagen de un grupo de muebles del Rastro. / Getty Images

Un mercado de al menos 300 años de antigüedad, cuentan las crónicas modernas, que ha pasado ocho meses sin tocar la calle. El Rastro de Madrid, lugar de tradición de los domingos, regresa por fin este fin de semana tras el acuerdo alcanzado entre el Ayuntamiento y los comerciantes. El mercadillo vuelve, no obstante, con adaptaciones al guión que exigen los tiempos, una serie de medidas sanitarias que pretenden atajar los riesgos de la pandemia. Así será el nuevo Rastro.

Mascarilla y aire libre como aliados; menos puestos y rotación

Como en cualquier otro lugar público, la mascarilla será de uso obligatorio. El hecho de ser una actividad al aire libre, los puestos se instalan, como siempre, en calles del barrio de Embajadores, ayuda a combatir la fácil transmisión del virus; pero la mascarillas seguirá siendo precisa como lo es toda vía pública.

Para reducir las aglomeraciones, serán menos los puestos que se concentren mientras dure la emergencia sanitaria. En concreto solo habrá alrededor de la mitad de cuantos acostumbra a haber, unos 500. Estos 500 espacios se irán alternando, respondiendo a lo que habían solicitado los comerciantes, quienes alegaron que el público es diferente en función de si es domingo o festivo.

Así, el Rastro estará dividido en seis sectores en las siguientes calles: 81 en la plaza de Cascorro, 82 en la plaza del General Vara del Rey, 190 en Ribera de Curtidores, 120 en plaza Campillo del Mundo Nuevo, 16 en la calle Carlos Arniches y 11 en la calle Mira el Río Baja.

Balizamiento, control de aforo y geolocalización de los puestos

La tecnología jugará en favor del veterano mercadillo al aire libre. El ayuntamiento ha desarrollado una herramienta que permitirá geolocalizar el emplazamiento de cada uno de los puestos para conocer su ubicación exacta. Además, un grupo de drones de la Policía Municipal sobrevolará la zona para garantizar el cumplimiento de las medidas.

Un total de 150 agentes municipales se encargarán de vigilar la zona. El Rastro COVID estará balizado y, tras el acuerdo entre comerciantes y Ayuntamiento, será el Gobierno local quien se encargue de hacerlo. Este fue uno de los puntos de fricción resulto la semana pasada, cuando la portavoz municipal, Inmaculada Sanz, admitió que sería el Ayuntamiento quien balizara la zona pese a que, aclaró, a su juicio correspondía a los comerciantes ese trabajo.

Habrá, además, control de aforo. Solo podrán acceder un máximo de 2.700 personas. También la policía local se encargará de llevar la cuenta del aforo. En las inmediaciones se instalará un Centro de Coordinación Operativo (Cecor) y se reforzará la vigilancia con drones para velar por el buen desarrollo del mercadillo. El Ayuntamiento ha asegurado en una nota de prensa que confía en “la llegada ordenada y responsable de la ciudadanía madrileña" para colaborar al desarrollo de la actividad en el nuevo Rastro.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?