Martes, 19 de Enero de 2021

Otras localidades

FÚTBOL

La trituradora de Llamazares

DavId Cabello es la última víctima de una entidad sumida desde el descenso en la urgencia y que se ha llevado por delante a varios entrenadores y decenas de jugadores, algunos de los cuales no llegaron a debutar

Cabello y Llamazares, en el acto de presentación del técnico

Cabello y Llamazares, en el acto de presentación del técnico / Cadena Ser

Hacía tiempo que Felipe Llamazares estaba desencantado. No le gustaba lo que transmitía David Cabello y por su cabeza ya rondaba la idea de un cambio de entrenador. Solo habían pasado cuatro jornadas. "Orgullos y encantados" se mostraban el director general y los responsables del club solo tres meses antes cuando, por sorpresa, ponían al mando de la nave a un técnico novel, el ganador del casting por el que pasó una decena de candidatos. Tres superaron el corte y, después de horas de reuniones en Madrid, el andaluz se llevó el gato al agua. Conocimientos, comportamientos, métodos...A principios de noviembre ya no servía. La trituradora se puso en marcha.

Amén de la irregular progresión del equipo, que dejó muchas dudas en pretemporada, inició la liga arransando en Mareo y luego navegó entre luces y sombras y un discreto bagaje de resultados, Cabello se sintió en el centro de la diana. El choque de caracteres abrió un boquete insalvable, llegando a chocar incluso con Ricar Pozo, su gran valedor y el otro damnificado de una destitución que se mascaba el domingo en el palco del Reino de León cuando Llamazares no disimuló, con alevosos gestos, su descontento. "Está sentenciado como lo estuvo Cea", apuntaban testigos de la escena. El Burgos, por momentos, "avasalló", reconoció un peso pesado como Dioni mientras el técnico lanzaba ante la prensa un mensaje desconcertante y ¿definitivo?: "los que saben de esto dicen que jugamos bastante bien".

Antes del parón de noviembre, la voz desgarradora de Cabello transmitía pasión, cercanía y elevadas dosis de autocrítica; tras su paso por el quirófano para solventar su problema en la cuerdas vocales, reapareció un técnico distante y complaciente, tal vez sabedor de la distancia que le separaba de la dirección, la que le acercaba a un súbito final. Se agarró a su plantilla como quien se agarra a un clavo ardiendo, pero la pelota no le tendió una mano. A pesar de estar a tiro del liderato, igualmente a un punto de la fase de permanencia, Llamazares decidió cortar por lo sano, modus operandi habitual en los últimos años de gestión.

Al gerente solo dos entrenadores le han encandilado: Javier Cabello y José Manuel Aira. El berciano fue una elección personal y la figura con la que más cerca se sintió de nuevo el ascenso, aunque estuvo lejos del afamado Plan Director diseñado por Llamazares en el que se apostaba por una línea de juego muy marcada, el "jogo bonito" con el que recuperar la afición perdida. Estilo que defendían Juan Ferrando, Rubén de la Barrera, Víctor Cea y David Cabello. Con todos tuvo amplias diferencias, incluso como el técnico del "milagro" que le fue impuesto a pesar de sus discrepancias. Ferrando fue sentenciado en septiembre, a Cea no le sostuvo ni el cuarto puesto ni un triunfo el día antes de su despido y Cabello ha durado seis partidos.

Este miércoles arranca el mandato del cuarto entrenador en dos años, un dato sin precedentes cercanos en la Cultural, extraño en la política de Aspire. Muchas personas con voz y voto, ausencia de proyecto y urgencias que confunden y liquidan entrenadores y jugadores sin grandes beneficios a la vista. En el mismo espacio de tiempo, desde la vuelta en 2018 a los infiernos de la Segunda B, numerosos futbolistas abandonaron el club sin llegar a debutar (Fer Ruiz, Irureta, Soler, Magallán, Renato, Agudo, Blaise...) y otros, como Aridane y Vicente Romero, con elevados contratos, solo cumplieron uno de los tres años firmados. Y por el camino, rescisiones con recargo, la última, la del meta Leandro.

Entre la confusión y la histeria se gobierna la Cultural más poderosa de la historia cuyas decisiones aumentan la incertidumbre en una temporada crítica, decisiones que tienen muchos padres, pocos responsables y, por el recorrido, un único denominador común: Felipe Llamazares.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?