Domingo, 24 de Enero de 2021

Otras localidades

Crisis económica coronavirus Covid-19

La meteorología empaña la reapertura de la hostelería

Las limitaciones priman el consumo en espacios abiertos, como las terrazas, y el tiempo no ha acompañado durante una jornada en la que el sector ha seguido demandando mayor flexibilidad en las medidas impuestas

El tiempo, desapacible, limitó la presencia de clientes en los locales hosteleros

El tiempo, desapacible, limitó la presencia de clientes en los locales hosteleros / Jesús Martín

La mayoría del sector hostelero asturiano rechaza, por considerarlas excesivamente restrictivas, las condiciones de su vuelta a la actividad pero -necesidad obliga- han sido muy pocos los bares y cafeterías que no han abierto sus puertas esta mañana para, al menos, aliviar su situación, ahora que ya nos es posible acogerse a los llamados ERTEs “por impedimento” cuya vigencia se ha ajustado exclusivamente a la prohibición de la atención en los propios locales.

No se aprecia en todo caso especial ilusión en un sector cuyas patronales insisten en pedir más flexibilidad en el toque de queda para no coartar la posibilidad de ofrecer cenas en los restaurantes, suavizar las exigencias de separación entre mesas o permitir la atención en barra. La normativa en vigor, publicada el pasado Viernes en el Boletín Oficial del Principado de Asturias (BOPA), prioriza el consumo en terraza, exige una separación dos metros entre las mesas y prohibe los grupos de más de cuatro personas y el consumo en la barra.

Los profesionales hablan de falta de respeto al sector y aseguran que las condiciones impuestas, sumado al "toque de queda" que, aunque ampliado, complica el servicio de cenas en los locales, les abocan al cierre insistiendo en que la reapertura bajo estas condiciones es un cierre encubierto.

No obstante no todas las asociaciones empresariales son tan beligerantes con el plan de aperturas del Principado como se ha mostrado la mayoritaria OTEA. El presidente de la Federación Asturiana de Empresarios (FADE), con una mesa específica dedicada al turismo y la hostelería, Belarmino Feito, reconoce que las nuevas restricciones no satisfacen a nadie, pero acepta que son decisiones que se toman en pos de la preservación de la salud.

Feito formula una ecuación con tres factores: la salud, la actividad económica y las compensaciones. Es cierto, ha señalado el presidente de FADE, que la cuenta en esta ecuación no sale para los hosteleros que, como pequeños empresarios en su mayoría, no tienen un pulmón financiero que les permita sobrevivir a lo que están pasando desde el pasado mes de marzo. Pero también apunta a que las medidas se toman desde el ámbito sanitario y que los empresarios no son epidemiólogos ni virólogos para entrar a valorarlas; y que las compensaciones económicas dependen de unos recursos presupuestarios limitados precisamente por la situación de pandemia. Lo que pide el presidente de la patronal asturiana al Principado es que se vayan ajustando esas medidas en tiempo real a medida que la situación sanitaria lo permita.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?