Viernes, 26 de Febrero de 2021

Otras localidades

Coronavirus Covid-19

Rafael González, enfemero en UCI: "Hay días en que me pregunto si todos estamos remando en la misma dirección"

Ha sido premiado por el colegio de Enfemería por su investigación sobre una técnica que mejora la ventilación de pacientes críticos con distrés respiratorio

Rafael González, durante las labores de atención a un paciente en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Reina Sofía

Rafael González, durante las labores de atención a un paciente en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Reina Sofía / HURS

Con menos de 30 años, Rafael González ya ha sido reconocido por el Colegio Profesional de Enfermería de Córdoba en su XXXII Premio Científico anual. Galardón que obtuvo en febrero por un trabajo de investigación sobre una técnica que en aquel momento jamás pensó que tendría que utilizar prácticamente a diario en su trabajo durante el 2020.

"Recuerdo un día en que un paciente llegó en un estado muy, muy crítico con un distrés respiratorio (inflamación de los aveolos pulmonares) severo, no podía respirar. Y cuando el intensivista lo vio nos dijo que le diésemos la vuelta". Asombrado, el enfermero obedeció y la saturación de oxígeno en sangre del paciente empezó a aumentar considerablemente. "Respiraba mejor bocabajo, algo que no hubiera imaginado", relata González como punto inicial de su investigación.

Divide su trabajo entre las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) del Hospital Universitario Reina Sofía de Córdoba y la del Hospital Cruz Roja. Pero además, ha tenido tiempo para la investigación con su trabajo El Decúbito Prono en el Paciente con Distrés Respiratorio Agudo. Lo publicó unos meses antes de que un nuevo virus respiratorio llenase los boxes de urgencias. La reacción inmunitaria a la infección por SARS-CoV-2 induce precisamente esa inflamación grave de los pulmones.

El 'decúbito prono' es justamente eso, colocar al paciente bocabajo para mejorar su capacidad respiratoria. Ahora, Rafael González y el resto de equipos de médicos y enfermeros utilizan esta técnica en la lucha contra la pandemia. "Pero un paciente de UCI conlleva dificultades añadidas: pueden estar intubados, llevan vías centrales, sondas verticales o aparatos para hemofiltración", por lo que pronarlos no es tarea sencilla. Aunque se trata de "una maniobra que lleva años aplicándose, yo tenía curiosidad por si se reducía la mortalidad o si se podía crear un protocolo común en la Enfermería de cara a utilizarla en ciertos casos".

UCI del Reina Sofía de Córdoba / HURS

En la segunda ola de la pandemia, explica el enfermero, "hemos recurrido a esta técnica con pacientes críticos a los que la Covid-19 estaba asfixiando pero también en planta, con pacientes que no están tan mal e incluso extubados". "Unas horas de prono diarias favorecían la recuperación del paciente, por lo que se abren posibles vías de investigación bastante potentes".

TEMOR A LA 'FACTURA POST-NAVIDAD'

González recuerda con una mezcla de escalofríos y satisfacción la labor de los facultativos cuando la pandemia impactó por primera vez en Córdoba. "Ni siquiera sabíamos qué medicinas administrarle al enfermo, era un caos: empezamos con el Dolquine (Hidroxicloroquina) y después se desaconsejó su uso, igual que pasó con los corticoides. A medida que fuimos aprendiendo volvimos, precisamente, a los corticoides y al Remdesivir (un antiviral contra el Ébola) en algunos casos muy específicos".

Descargar

Compartir

El código del iframe se ha copiado al portapapeles

Es decir, día tras día, paciente tras paciente, van aprendiendo cómo combatir esta enfermedad que en la provincia de Córdoba se ha cobrado ya más de 550 vidas.

El manejo del enfermo ahora "está mucho más controlado", explica Rafael sin dejar de recordar que "se trata de un virus muy potente que en pocos días puede dejarte secuelas bastante graves, en caso de que lo superes". Ahí está la gran espina clavada para los sanitarios: "Estamos viendo jóvenes de 30 o 40 años que tenían buen estado de salud que un día cruzan la puerta de urgencias y cuando al día siguiente vuelvo a incorporarme al turno están intubados", lamenta González.

Ahora, como tantos otros enfermeros y médicos, se prepara para un previsible tercer golpe del coronavirus. A la llegada a Andalucía de la cepa de supuesto origen británico se suman las reuniones acontecidas durante las festividades navideñas. "No estamos viendo las conductas que necesitamos", se aqueja González matizando que "no es cuestión de que la gente no pueda retomar algunas de sus actividades, pero con las medidas de prevención de contagios y extremando las precauciones".

Según el enfermero de Reina Sofía, la situación actual de la UCI es "muy similar a la de septiembre", una tensa calma aunque todavía con muchos pacientes COVID, que podría romperse si los contagios se disparan. "Nuestro miedo es real, porque los recursos que tenemos son limitados y queremos que todos los pacientes reciban la mejor atención posible; no solo los de coronavirus, sino toda la serie de enfermos críticos que llegan por otras patologías y a los que no podemos abandonar", concuye González en una llamada a la responsabilidad individual.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?