Lunes, 18 de Enero de 2021

Otras localidades

Opinión

La vacuna no lo arreglará todo

La Firma de Pedro Brouilhet

Descargar

Compartir

El código del iframe se ha copiado al portapapeles

Hace unos días se empezó el proceso de vacunación contra la Covid-19. Es sin duda una de las mejores noticias que hemos tenido en los últimos tiempos. Lo que sorprende es la lentitud con la que se está realizando. Uno se pregunta si el ejecutivo central y las comunidades autónomas no podían haber hecho un plan concreto para la vacunación, contratando a más personal y buscando lugares para agilizar su implantación. Menos en Asturias el ritmo está siendo decepcionante en la mayor parte del territorio nacional.

Brilla una luz en medio de la oscuridad. La vacunación nos hace mirar el futuro con un cierto optimismo. Pero todos sabemos que la vacuna no solucionará muchas cosas que necesitan de respuestas consensuadas.

La vacuna no solucionará el clima de crispación en la que vivimos. Como dice Álvaro Lobo, Lo que ha pasado en Estados Unidos estos días nos tiene que hacer reflexionar. En el momento en el que los políticos contaminan el ambiente, cuando gritan más que hablan, insultan más que escuchan y provocan más que reflexionan. Y es que con una pequeña chispa se puede producir una gran explosión. Dividir a la sociedad en dos polos antagónicos nos puede llevar a un suicidio colectivo. Es buen momento para que nuestros dirigentes se pongan la vacuna del dialogo, del consenso, de la serenidad...

La vacuna no solucionará el problema de la despoblación que vivimos en nuestra tierra. Cada vez somos menos, más mayores, sin grandes proyectos que ayuden a la dinamización social e industrial de nuestra provincia y cuidad. Seguimos poniendo parches, no buscamos vacunas efectivas y el enfermo está ya en cuidados paliativos.

La vacuna no solucionará la soledad, el desánimo y la desesperación que viven muchas personas. Nunca cómo en esta época he visto a tanta gente tocada anímicamente. Es necesario ponernos la vacuna de la escucha, la acogida, la empatía, el acompañamiento... Una sociedad dolorida no puede mirar con esperanza el futuro.

La vacuna no solucionará el paro, los ERTES, los sueldos indignos que reciben muchas personas, los contratos basuras, la difícil situación que están viviendo muchos autónomos o pequeños empresarios. Está claro que la vacuna aliviará la situación económica, pero es necesario que nuestra nación de una manera consensuada realice un plan que renueve nuestras estructuras económicas y sociales. Una vacuna social dónde las personas tengan la posibilidad de mirar al futuro con esperanza.

La vacuna no solucionará el problema de la destrucción del medio ambiente. Es hora de que las personas empecemos a trabajar en red, a pensar colectivamente, sabiendo que cualquier elección, incluso la más pequeña, hace la diferencia y que juntos, unidos, podemos cambiar las cosas y revertir el curso que conduce a la destrucción de la Casa Común, que es nuestra tierra.

Cuando empezó esta crisis del Coronavirus decían saldríamos más fuertes. Por desgracia no es verdad. Ojalá que la vacuna científica vaya unida a la vacuna de la unidad, la tolerancia, el perdón, la justicia, la solidaridad, la acogida, la diversidad, el diálogo...

Hay muchas cosas que la vacuna no solucionará, pero si las personas queremos, podemos erradicar juntos muchas enfermedades que nos destruyen a la sociedad.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?