Miércoles, 27 de Enero de 2021

Otras localidades

Responsabilidades

La catedrática de Trabajo Social y columnista de Radio Albacete, María José Aguilar, habla de la importancia de la responsabilidad que debemos asumir los ciudadanos

Descargar

Compartir

El código del iframe se ha copiado al portapapeles

Ayer supe que, en Albacete, algunos vecinos de urbanizaciones privadas exigían que pasaran por sus calles y sus puertas máquinas quitanieves.

También nos enteramos de que el Ayuntamiento y la Comunidad de Madrid, por boca de su presidenta y de su alcalde, pedían a los vecinos que se encargaran de limpiar la nieve de sus calles y de los accesos a centros de salud, hospitales y otros centros públicos vitales.

Mientras tanto, y desde hace varios meses, también estamos enterados de que unas 4000 personas, entre ellos 1400 niños y niñas, están si electricidad en La Cañada Real de Madrid. En este caso, ni la compañía eléctrica, ni el ayuntamiento, ni la comunidad autónoma han hecho nada. Solo vecinos solidarios han denunciado y colaboran con lo que pueden, pero nadie tiene grupos electrógenos para donar en su despensa.

Estos tres ejemplos tendrían que servirnos para aprender a asignar correctamente las responsabilidades, sin eludir las que nos competen a cada uno de nosotros en tanto que vecinos, autoridades o empresas privadas.

Los gobiernos son responsables de cuidar y proteger los bienes públicos y el acceso a los mismos. Los vecinos, en este caso, no tienen que sustituir la responsabilidad pública, sino exigirla cuando no se cumple.

Los vecinos somos responsables de cuidar y proteger los bienes de nuestras comunidades y los bienes personales. Las calles privadas y las puertas de acceso a un chalé no son bienes públicos. Su limpieza es responsabilidad de sus miembros y de sus dueños.

Las empresas de suministros básicos no pueden cortar el suministro violando la legislación que están obligadas a cumplir. Especialmente cuando tales empresas funcionan como oligopolios y hacen su negocio gracias al sector público.

Si nos fijamos en la asignación y la exigencia de responsabilidades en estas tres situaciones, comprobamos fácilmente que estamos viviendo en una especie de “mundo al revés”. Distópico que se dice ahora.

Algo especialmente grave, porque así es como se vivía en la edad media.

¿Vamos a seguir confundiéndonos, asignando tal mal las responsabilidades?

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?