Lunes, 18 de Enero de 2021

Otras localidades

Miedo, tristeza y soledad en las mujeres mayores durante el confinamiento

Un estudio realizado por la Diputación Foral de Álava ha puesto de manifiesto los vacíos y las necesidades de las mujeres mayores en las zonas rurales de Álava y Treviño

Durante el confinamiento las mujeres mayores alavesas se han sentido con miedo, tristes y solas

Durante el confinamiento las mujeres mayores alavesas se han sentido con miedo, tristes y solas / Unsplash

Un estudio realizado por la Diputación Foral de Álava ha identificado cuáles han sido los sentimientos de las mujeres mayores durante la pandemia y su confinamiento, en las zonas rurales de Álava y Treviño, a través de cuestionarios digitales, entrevistas telefónicas y grupos de conversaciones, tanto en paseos como en espacios cerrados.

Ane García Alzórriz, responsable de elaboración del estudio, además de investigadora y miembro de Sortzen, ha estado con la Cadena Ser Vitoria en Hoy por Hoy:

Descargar

Compartir

El código del iframe se ha copiado al portapapeles

"Las mujeres han sentido miedo", ha asegurado García Alzórriz. Un temor que ha sido agravado por la convicción generada de que las personas mayores son más vulnerables a este virus. Una de ellas ha dicho que "no se sentía mayor hasta que el coronavirus ha llegado", ha asegurado la investigadora.

Otros sentimientos han sido la incertidumbre, por no saber que podría pasar; la tristeza, por no poder contactar con sus familiares y amistades; la soledad, incluso viviendo con gente; y la resignación. Aquellas en zonas rurales no han sufrido tanto el confinamiento como las que vivían en zonas urbanísticas, "quienes han sentido más el encierro y la claustofobia", ha asegurado la investigadora. 

Este perfil de mujeres también han sentido una "sobreprotección", ha asegurado la investigadora: "Las mujeres tradicionalmente se han dedicado a cuidar y no a ser cuidadas". Muchas hijas e hijos lanzaban mensajes a sus padres como tú no salgas, ya hago yo la compra o no te preocupes, que yo saco al perro. Ellas se sentían por lo tanto, con insuficiencia de autonomía.

Otro resultado es el de la percepción del anonimato. Mientras que el cuestionario digital y las entrevistas telefónicas eran anónimas y privadas, los grupos presenciales eran con gente. Según la responsable del estudio, en las intervenciones anónimas "algunas mujeres han dicho que su situación de convivencia era insostenible e incluso algunas han relatado vivencias de violencia, pero en las presenciales no ha sido así".

Según la investigadora, el objetivo de ahora en adelante es contactar con aquellas mujeres con quien no ha sido posible por limitaciones tecnológicas (no a todos los medios rurales llega la conexión a internet) o por restricciones de movilidad, que limitan los grupos de seis personas. 

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?