Sábado, 23 de Enero de 2021

Otras localidades

Aranda sufrirá las nuevas restricciones por la pandemia pese tener la menor incidencia del último trimestre

La Junta decreta el cierre de hostelería y gimnasios de toda la comunidad sin diferenciar la situación epidemiológica de cada territorio

La incidencia de la pandemia también ha comenzado a subir en Aranda en los últimos cuatro días rompiendo la tendencia a la baja del último mes, incluido todo el periodo navideño

La hostelería solo podrá prestar servicio en las terrazas o consumiciones para llevar

La hostelería solo podrá prestar servicio en las terrazas o consumiciones para llevar / Cadena SER

 

Una vez más Aranda evoluciona a contracorriente del resto de su entorno. Y una vez más sufrirá las consecuencias negativas: si el aumento disparado de los contagios covid en el mes de agosto provocó un confinamiento puntual y específico de la villa, en este momento la capital ribereña se verá sometida al endurecimiento de las restricciones impuestas por la Junta ante la mala evolución de la situación epidemiológica de prácticamente toda la comunidad, aunque, de nuevo a contrapie, en Aranda las cifras muestren una de las mejores situaciones epidemiológicas del último trimestre.

Según la última actualización de lo datos ofrecidos por la Junta en Aranda la incidencia acumulada en 14 días es de 191,75 nuevos casos por 100.000 habitantes; en siete días es de 85,92 casos por 100.000 habitantes, menos de la mitad que la cifra anterior, lo que indica una tendencia a la baja. Si empleamos el “semáforo” acordado por el Ministerio con todas las comundiades autónomas para evaluar la situación de riesgo de un territorio, esta cifras marcarían el nivel 3 de riesgo, y no el 4 que es en el que está ahora la provincia de Burgos y toda la comunidad autónoma, ya que en ambos caso superan los 250 nuevos casos por 100.000 habitrantes en 14 días y los 125 en una semana (las incicencias en Castilla y León son de 410 y 285 respectivamente y las de la provincia de Burgos 258 y 173). De hecho el resto de provincias de la comunidad presentan niveles bastante peores que la de Burgos, y lo mismo ocurre con las capitales de provincia y poblaciones con mayor población: los datos de Aranda son una excepción, sólo comparables a los de Medina del Campo. E incluso en estos dos casos, donde la incidencia de la pandemia parece ser menor, también hay indicadores que apuntan a una tendencia al alza. En este contexto la decisión de la Junta ha sido endurecer las restricciones en toda Castilla y León, sin diferenciar territorios. Un criterio con el que no se muestra de acuerdo la alcaldesa de Aranda al no tener en cuenta que los niveles de contagio son diversos, y en el caso del municipio arandino, actualmente son aceptables. “Nosotros seguiremos pidiendo que haya una discriminación, igual que la hubo con nostoros en el verano, cuando sólo fuimos confinados nosotros. Seguiremos exigiendo que las medidas se ajusten a los niveles que tenga cada uno”

 

Pese a que, a priori, la situación de Aranda es bastante mejor que la de todo el entorno de Castilla y León, su incidencia acumulada a 14 días también ha crecido en las últimas cuatro jornadas rompiendo una continua tendencia a la baja desde hace un mes: el pasado 7 de enero se alcanzó el nivel más bajó del ultimo trimestre, con una incidencia de 149 nuevos casos por 100.000 habitantes (recordamos que ahora está en 191). La menor inciencia a siete días se había alcanzado una semana antes, a finales de diciembre con 45 nuevos casos por 100.000 habitantes y solo 15 contagios detectados en siete días; ahora está en 85 y ha habuido 28 contagios en los últimos siete días. Esos indicadores están subiendo desde este pasado fin de semana, aunque aún sin alcanzar el ritmo vertiginoso que se observa en el resto de la comunidad.

Y otra cifra que empieza a emitir señales de alarma es la de la trazabilidad, cuya pérdida fue precisamente uno de los motivos de decretar transmisión comunitaria en Aranda las dos veces en las que se impuso su confinamiento perimetral. Y es que si en la segunda quincena de diciembre y los primeros días de enero entre un 70% y un 85% de los casos podían rastrearse y encontrar el foco del contagio o nuevos contagios provocados, ahora mismo la trazabildiad está en un 57%. Este porcentaje no indica aún un riesgo alto de perder el control del rastreo, pero no resulta tranquilizador que esté descendiendo paulatinamente en los últimos díez días, puesto que comenzamos el año pudiendo vincular un 84% de los contagios a otros casos.

Por el contrario el nivel de presión hospitalaria de pacientes covid de la Ribera no es, de momento, preocupante: hay seis personas con coronavirus ingresadas en el Hospital de los Santos Reyes, tres en el HUBU (uno de ellos en la UCI) y otros dos en el hospital de Soria de los cuales también uno de ellos está en la unidad de críticos.

Así las cosas, Aranda se someterá a las nuevas restricciones, entre las que las de mayor impacto son el cierre del interior de la hostelería y de los entros deportivos, con la mejor situación epidemiológica que ha tenido desde hace al menos tres meses, aunque con indicios de que la tendencia está volviendo a cambiar y comienza a presentarse ligeramente al alza.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?