Sábado, 27 de Febrero de 2021

Otras localidades

Real Sociedad

Empate incomprensible

La Real Sociedad deja escapar la victoria contra el Betis al dejarse empatar un 2-0 en los últimos cinco minutos. Hasta el minuto 80, fue totalmente superior con goles de Isak y Oyarzabal, pero perdonó la sentencia y dio vida al Betis. Sigue la mala racha, un triunfo en los últimos diez partidos

Bautista, cabizbajo mientras los jugadores del Betis celebran el empate en el descuento

Bautista, cabizbajo mientras los jugadores del Betis celebran el empate en el descuento / Javier Etxezarreta (EFE)

Cinco minutos le bastaron al Betis para conseguir un agónico empate en el Reale Arena con el que da continuidad a su buena dinámica. Cinco minutos le sobraron a la Real para conseguir una victoria que parecía que tenía en el bolsillo y que dejó escapar de forma incomprensible. Tuvo la culpa un veterano curtido en mil batallas que no venía teniendo mucho protagonismo en las últimas jornadas, el gran Joaquín, que se desató en los últimos cinco minutos dando una asistencia de lujo a Canales, y marcando con mucho suspense el gol del empate. Y porque el partido se terminó pronto, porque la inercia parecía llevar al Betis a la victoria, mientras la Real se deshacía como un azucarillo tirando al traste 80 buenos minutos de partido en los que parecía que, incluso, iba a acabar goleando al equipo bético. Lo goles de un Isak esplendoroso y Mikel Oyarzabal así lo presagiaban. Pero así es el fútbol, de loco y de maravilloso, nunca puedes dar por sentado. Que miren sino este partido. 80 minutos de la Real. 5 del Betis. Empate a dos. El ensayo general para la Copa terminó sin ganador, aunque moralmente pueda parecerlo el Betis. A la Real el empate le puede saber tranquilamente a derrota.

Como se esperaba, el duelo comenzó como una batalla por adueñarse de la pelota. El ex realista Canales era el canalizador del juego del Betis, ayudado por Fekir; mientras que Merino con Guridi entre líneas asumían la responsabilidad del ataque de los txuri-urdin. Parecía entrar mejor al partido el equipo verdiblanco, aunque le faltaba punch en los metros finales. Algo de la imaginación de Lainez por la derecha, y disparos desde la frontal de Fekir que no tuvo problemas para atajar Remiro, aunque sí generaron incertidumbre sobre la portería realista. Y la Real, por su parte, fue sintiéndose cada vez mejor, según pasaban los minutos, aunque le faltaba algo de fluidez y velocidad en los últimos metros. Aunque le bastaba con los destellos de Merino, el criterio de un Guevara imperial en la sala de máquinas y un Guridi que hizo mucho daño entre líneas y tuvo la mejor ocasión de la primera parte. El azpeitiarra se descolgó muy bien desde la segunda línea para rematar un buen servicio de Merino dentro del área, pero Joel Robles estuvo soberbio despejando el balón a córner. Fue lo más destacado de una primera parte que fue como un combate nulo a la espera del desenlace tras el descanso.

La Real fue quien tomó el mando de Las operaciones nada más volver de vestuarios. Cambió la marcha del partido. Isak empezó a hacer diabluras, Merino a campar a sus anchas en líneas de tres cuartos, Guridi no paraba de correr, mientras Oyarzabal y Portu llegaban cada vez con más peligro. Así llegó con justicia el 1-0 de Isak tras rematar una serie de rechaces dentro del área. Y así llegó también justo el gol de Oyarzabal tras una asistencia maravillosa de Isak y un remate no menos plástico del eibarrés. La Real arrollaba a un Betis noqueado. Pero los realistas no remataron a su rival cuando estaba tendido en la lona. Lo pudieron hacer con ocasiones muy claras, y el gol de la sentencia se resistió de forma increíble. Tampoco había nada que hiciera presagiar que el partido iba a cambiar. Pero llegaron los cambios y todo se revolucionó. Salió Joaquín, y ya saben que sabe más el diablo por viejo que por perro. O algo así. El caso es que se disfrazó de héroe, se echó al Betis a la espalda, y empató el partido. Parecía increíble. Asistencia perfecta a Canales. Y gol de pillo adelantándose a todos los defensores realistas. Y 2-2. Ver para creer. Así es el fútbol. En Donostia todavía se frotan los ojos. Normal. Reparto de puntos en la locura final verdiblancos, después de 80 minutos de color azul y blanco.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?