Miércoles, 24 de Febrero de 2021

Otras localidades

Coronavirus Covid-19

Invisibles y esenciales: las limpiadoras de hospital

390 trabajadores, casi todos mujeres, limpian y desinfectan el hospital de referencia en Aragón, el Miguel Servet de Zaragoza. Hemos acudido a su primer turno de la mañana. Nos cuentan cómo se limpia una UCI a tope y cómo, a pesar de las batas y equipos de protección, los pacientes adivinan cuándo les sonríen

Adriana, Elena y Christian, personal de limpieza del Hospital Miguel Servet de Zaragoza

Adriana, Elena y Christian, personal de limpieza del Hospital Miguel Servet de Zaragoza / Clece

Adriana lleva 18 años trabajando en el equipo de limpieza del Hospital Miguel Servet de Zaragoza, pero esta es, como para todos, su primera pandemia. Hoy no le toca zona covid, pero sí -nos explica- áreas igualmente delicadas como oncología o reanimación. Su turno empieza a las siete de la mañana, pero el de Elena -6 años ya en este trabajo- ya ha comenzado hace media hora.

Descargar

Compartir

El código del iframe se ha copiado al portapapeles

¿Cómo se limpia una UCI a tope de pacientes delicados, cables y máquinas? "Con mucho cuidado", responde sin dudar, a la vez que detalla que ya se saben los protocolos y cómo hacerlo bien. El covid es un plus de dificultad a su trabajo, no solo por los equipos de protección, también porque "hay que estar el mínimo tiempo posible en las habitaciones, pero a la vez hacerlo muy bien".

Su empresa ha añadido un trabajador más al equipo. Se llama Xenex, es un robot autómata y Christian, un joven limpiador de este gran equipo que integran 390 personas, es el encargado de manejarlo.

"Da un plus de confianza porque desinfecta al 99,9% - dice todo orgulloso como si fuera marca de la casa - y así facilita el trabajo de mis compañeras" porque "lo pasamos por las habitaciones cada vez que se da un alta o cuando alguien fallece", explica.

Adriana, Elena y Christian, personal de limpieza del Hospital Miguel Servet de Zaragoza, con el robot desinfectante Xenex / Clece

Elena, Adriana o Christian reconocen que esto del covid afecta. "A todos nos afecta porque todos son personas y todos tenemos familia", dice Christian, y añade Adriana lo duro que es perder a compañeros como Eloy, trabajador fallecido en la primera ola de la pandemia solo meses antes de jubilarse o a su tío Paco, también muerto por covid.

Pero tienen buen ánimo y "hay que transmitirlo", subraya Adriana, "porque no puedes entrar en las habitaciones con cara de acelga, que bastante tienen con lo que tienen" y además, añade, "los pacientes adivinan y agradecen cuando sonríes aun debajo de la bata".

El covid ha cambiado muchas cosas. "Ahora todo es desinfección -cuenta- pero también nuevos protocolos", pero hay otros cambios, en las relaciones con los pacientes o los compañeros. No obstante, Elena no quiero llamarlo así. "No es un cambio, pero sí que ahora, cuando entras en una habitación, agradecen que vayas a limpiar".

"Elena, estás otra vez aquí, me dicen los pacientes", relata, y "me doy cuenta que ahora lo ven". Se refiere sin mencionarlo a su trabajo, esa limpieza invisible que solo se echa en falta cuando no está, pero que ahora es primordial e imprescindible.

Elena y Christian ya han sido vacunados. Adriana espera su turno en la lista en la que también está incluida. "Tenemos que ser parte de la solución -dice- y no del problema. Esto lo tenemos que hacer entre todos", remarca. "Yo no noté nada salvo el pinchazo", cuenta Elena esperanzada con acabar con "el bicho".

No había salido el sol y ellos ya estaban en marcha, como cada día, uno menos de covid.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?