Sábado, 27 de Febrero de 2021

Otras localidades

Confinamiento

Interceptado en Pontevedra un vecino de Poio que se saltó la cuarentena y el cierre perimetral

En Marín la Policía local sancionó a los asistentes a varias fiestas privadas

Control perimetral realizado por la Guardia Civil y la Policía Nacional

Control perimetral realizado por la Guardia Civil y la Policía Nacional / Guardia Civil

Un vecino de Poio, positivo en coronavirus, se saltó la cuarentena y el cierre el cierre perimetral de su municipio y se fue a Pontevedra. Esta fue la sanción más grave que tramitó la Policía local de Pontevedra en los últimos días.

Sucedió el viernes por la tarde en un control rutinario. Los agentes identificaron a un vecino de Poio que estaba circulando por el municipio de Pontevedra sin justificación para ello. Pero además de ser sancionado por saltarse el cierre perimetral, se le abrió una notificación de sanción por falta grave, dado que era positivo en Covid y abandonó el obligatorio confinamiento. Se enfrenta a una multa que puede oscilar entre los 3.000 y los 30.000 euros.

También fueron denunciados el propietario y los clientes de un bar en la rúa Santiña que estaba abierto con varios clientes en el interior; y un gimnasio en la calle Amado Carballo por estar funcionando cuando debería de estar cerrado.

En un control conjunto, las policías locales de Pontevedra y Poio tramitaron un total de 47 sanciones. Veinticuatro de ellas fueron impuestas por saltarse el cierre perimetral de los municipios sin tener justificación para ello. Los agentes sorprendieron en Pontevedra y Poio a ciudadanos deA Coruña, Barro, Nigrán, Moaña, Caldas, e incluso de Asturias.

Por su parte, la policía local de Marín impuso 44 denuncias durante el fin de semana. Entre ellas a 16 jóvenes que estaban participando en una fiesta ilegal en un chalet abandonado.

También fueron sancionadas varias personas que participan en una fiesta privada. El propietario de la misma reconoció a los agentes que estaba en una celebración y se negó a suspenderla, asumiendo las consecuencias que ello le pudiese acarrear.

Pero las excusas más llamativas para saltarse los cierres perimetrales las escucharon los policías locales de O Grove en un control realizado en el entorno de a Lanzada. Una vecina de Sanxenxo dijo a los agentes que iba a comprar a los supermercados de O Grove porque no se fía de los que hay en su municipio. Y un hombre de O Grove explicó que venía de comprar el pan de otra localidad porque el pan de O Grove no le gusta.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?