Lunes, 08 de Marzo de 2021

Otras localidades

El 'Luciérnaga', el delincuente del centenar de robos en Galicia y Castilla-León

Desde febrero del pasado año 'el Luciérnaga' duerme en la prisión de Mansilla de las Mulas, luego de una frenética actividad delictiva

'El Luciérnaga', el 'Raposo' o el 'Solitario', son algunos de los sobrenombres con que se conocía al delincuente al que la Policía Judicial de la Guardia Civil de Monforte le puso cerco hasta su detención en febrero del pasado 2020 y al que seguían de cerca desde septiembre de 2019.

Descargar

Compartir

El código del iframe se ha copiado al portapapeles

Los investigadores le atribuyen “más de noventa robos”, todo un récord en este tipo de delitos en España, luego de cerrar la investigación y en donde se ha acreditado un botín en torno a los 500 mil euros. Ahora serán 21 juzgados, correspondientes a tantos partidos judiciales, los que decidirán la suerte de este delincuente “frío y calculador”, tal y como le describe el cabo primero de la Guardia Civil de Monforte F.G.

Desde febrero del pasado año el 'Luciérnaga' duerme en la prisión de Mansilla de las Mulas, luego de una frenética actividad delictiva que arrancaba en septiembre de 2019, cuando la Guardia Civil inicia las pesquisas después de varios robos en la zona de Chantada.

Precisamente la operación se bautizó como Tropilates, por una bar y una heladería de Chantada.

El también conocido como O Raposo cruzó la frontera de Irún en 2019 en un Volskwagen, “de color gris”, que le ha acompañado durante su trayectoria criminal, incluso dormía en este vehículo. A los investigadores les llamó la atención que, en estos seis meses, tan solo pudieran documentar pernoctaciones en dos hostales.

Venía de París, atrás dejaba este hombre de 35 años, de más de 1,80 “fornido” y cultivado en artes marciales y boxeo tal y como dejó rastro en las redes sociales, una juventud en Rumania, en un pequeño pueblo de este país, lastrada también por la delincuencia.

Ya en España se desplaza por el norte del país hasta dar con sus huesos en Galicia, en Lugo donde parece que había establecido su base de operaciones y desde donde “planificaba” sus robos.

Al más puro estilo de los “paramilitares” de los Balcanes el “Solitario” empleaba las tácticas de estos y cuando entraba para robar lo hacía “reptando por el suelo” tras haber inspeccionado previamente el local a atacar.

Con un sombrero de pescador y pasamontañas accedía a comercios, concesionarios, llegó hasta una clínica veterinaria y se hacía con botines “de entre cuatro y cinco mil euros” además de los daños que causaba.

En el Instituto Armado dan por zanjada esta investigación, casi un año para desgranar todos los robos que se le atribuyen desde que fue detenido “con las manos en la masa” en un concesionario en León en febrero del pasado año.

Era “minucioso”, tanto es así que antes de perpetrar los robos acudía al lugar e “inspeccionaba alarmas” u otros elementos de seguridad, incluso se relacionaba en aquellos lugares donde actuaba.

El coche, el Volkswagen, lo aparcaba no demasiado cerca de donde cometía sus fechorías, “en una zona apartada” y después regresaba al vehículo a dormir. Se tienen acreditadas que sus acciones se desarrollaban de madrugada, entre las tres y las seis de la mañana.

No se le conoce “residencia habitual”, lo único que se sabe es que cuando atraviesa la frontera española por Irún venía de París. Tampoco se le conoce familia en España.

Las redes sociales fueron fundamentales para dar con el “Luciérnaga” donde se exhibía en artes marciales y boxeo, lo que le procuraba una condición física “envidiable” que le permitía encaramarse a una ventana de tres metros.

También la Guardia Civil está convencida que sí alguien lo hubiera descubierto podría llegar a actuar de forma violenta.

El cabo primero recuerda que todo comenzó en septiembre de 2019 “cuando detectamos un aumento de delitos contra el patrimonio en el sur de la provincia (de Lugo)”.

“Vamos a los distintos establecimientos y hacemos las inspecciones oculares en busca de huellas. Es precisamente visionando las grabaciones de las cámaras de seguridad cuando comprobamos que se trata de una persona que actúa sola. Un varón alto, complexión atlética y vemos que se centra en máquinas recreativas y también en máquinas expendedoras de tabaco, entre otras”, relata el agente.

El autor de “más de noventa robos”, aunque deslizan desde la Guardia Civil que podrían ser más a la espera de investigaciones que también realiza la Policía Nacional, se centraba “en bares, restaurantes, incluso una clínica veterinaria o tiendas de ropa”.

Cada noche podía llegar a cometer “entre siete y ocho robos”, hasta que fue detenido en León sin ofrecer resistencia a los agentes que ya lo tenían en el punto de mira.

El Luciérnaga, o el Raposo, incluso el Solitario, como se le tiene bautizado en aquellos lugares donde actuaba que era sobre todo en Galicia, se corona como uno de los “ladrones” con más robos a su espalda de la historia de la delincuencia de España, hasta que agentes de la Policía Judicial de Monforte lo “trincaron”. Ahora presume en la prisión de Mansilla de Mulas de una dilatada carrera delictiva con tan solo 35 años.

Desde la Guardia Civil se ha dado traslado a Europol de las actuaciones de este joven rumano que cuando llegó a España ya contaba con antecedentes en su país, no así aquí.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?