Lunes, 01 de Marzo de 2021

Otras localidades

(In)justicia social

A juzgar por lo que hacemos y lo que parece preocuparnos, más que celebrar el Día de la Justicia Social, deberíamos haber celebrado el Día de la Injusticia Social. Somos el país más injusto de Europa

La firma de María José Aguilar Idáñez, Catedrática de Trabajo Social y Servicios Sociales

(In)justicia social

Cadena SER

El sábado transcurrió, con más pena que gloria, el Día Internacional por la Justicia Social.

La Justicia Social, una idea, una aspiración, un valor, que nadie osa criticar abiertamente. Al menos de boquilla.

Pero si en lugar de fijarnos en lo que se dice, nos paramos a observar lo que se hace y sus efectos, nos encontramos con demasiados adalides de la INJUSTICIA social.

La Justicia Social, un concepto que tiene ya casi dos siglos, se refiere a la necesidad de lograr un reparto equitativo de los bienes sociales, porque sin ese reparto, es imposible lograr sociedades igualitarias y, por tanto, democráticas. Por eso, la Justicia Social es un principio fundamental para la convivencia pacífica y próspera entre los pueblos y dentro de cada sociedad. Aplicar este principio exige la redistribución de recursos económicos y la eliminación de todo tipo de barreras y formas de discriminación ya sea por razón de género, raza, cultura, discapacidad, edad, origen social, u otras.

Cada sociedad debe elegir el mejor sistema social para que esta distribución sea justa y contribuya a la igualdad.

Somos el quinto país europeo en riqueza y el segundo más desigual.

Las desigualdades sociales no solo no disminuyen, sino que se acrecientan. Somos el país europeo más rico que tiene más niños y niñas en situación y riesgo de pobreza. El país con más paro juvenil. El único país de Europa que desahucia y expulsa con violencia de viviendas familias enteras mientras regala viviendas públicas a fondos buitre. Somos un país que siempre sospecha de los pobres y nunca de los ricos. Un país que dedica muchísimo más presupuesto a políticas que generan inseguridad y violencia contra las personas del que dedica a proteger la vida y su cuidado.

En estas últimas semanas más de 800 personas en Huelva y unas 400 en Almería, se han quedado sin nada porque el fuego ha arrasado las precarias viviendas en que sobrevivían. Se han quedado sin lo poco que tenían. Pero los únicos incendios que hemos visto en la tele son los de algunos contenedores de basura.

Cuando sentimos más empatía y preocupación por un objeto del mobiliario urbano que por tantas personas despojadas, yo creo que, al menos, deberíamos ser honestos y no engañarnos a nosotros mismos.

Asumamos que, desde el Estado, el Mercado y la Sociedad Civil, somos firmes defensores y hacedores de la INJUSTICIA SOCIAL.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?