Viernes, 16 de Abril de 2021

Otras localidades

La Pizarra de Emilio Ivars

'El harakiri de Ciudadanos', por Emilio Ivars

Comentario de opinión semanal para el programa Hoy por Hoy Murcia del maestro de primaria y exdiputado del PSRM, Emilio Ivars

Una mano exprime una naranja

Una mano exprime una naranja / Getty Images

El harakiri de Ciudadanos

Descargar

Compartir

El código del iframe se ha copiado al portapapeles

Buenas tardes. No me negarás que el patio del experimento de gobierno regional de coalición está de lo más caldeado estos días. Fíjate tú, poco más de un año y medio después de aquel 1 de agosto de 2019, en el que las consejeras y consejeros tomaran posesión de su cargo (prometiendo muchísimo lealtad y ser solo uno), asistes a un espectáculo que no sabes si es fruto de la bisoñez de algunos, de las prisas de otros o de la demesurada ansia de poder de alguna.

Por unas razones o por otras, lo que está claro es que asistes, asistimos, (y sin que nadie lo pueda remediar ya) al harakiri final de Ciudadanos en la Región de Murcia.

Como sabes, el harakiri (y entiéndeme que todo lo que charlemos hoy en la pizarra es una metáfora, sólo una metáfora) es ese ritual japonés de quitarse la vida, practicado mayoritariamente por samuráis, pensando en morir con honor antes que caer por tortura en manos del enemigo. Y Ciudadanos, en esta región, comenzó a ejecutar el ritual hace ya año y medio. Sí, como lo oyes. Es lo que pasa cuando dices que vienes a regenerar y te unes a los que nos han llevado a esa necesidad. Es lo que tiene cuando dices que vienes a aportar y lo único que se percibe es que estorbas, que todo son problemas y pegas. Es lo que hay cuando te levantas progresista, almuerzas de centro y te acuestas de derechas.

Te has dado cuenta de que, por un lado, mucha presión y prisas metidas sobre la dimisión del consejero de Salud hace un mes por el imperdonable tema de los colados en las listas de las vacunas y luego poco más. Ahí te lo han dejado. Me atrevería a contarte el final de la Comisión esa de investigación allá cuando acabe la legislatura, señalando como culpables a los que ya se han ido. Ya lo verás, ya.

Te has percatado también de los que van abandonando el barco. Sí, te sonríes, y me dices que Ciudadanos te gustaba porque eran de los que buscaban profesionales cualificados ajenos a la política para fortalecer las instituciones. Y a las primeras de cambio viene el 'ordeno y mando', el silencio de los que discrepan o los intentos de anulación de los que destacan un poco. Hay que ver lo rápido que se han adaptado al sistema, te vuelves a sonreír. Un tiro en el pie, como solemos decir. O en los dos, más bien.

Y ya lo último es el espectáculo dantesco que te han dado estos días. Luchas públicas por cambios en el gobierno, amenazas veladas de boicots sectoriales (en educación, por ejemplo), anuncios sorpresivos de consejeros o el intercambio de cromos chapuceros de ayer: yo te presento la ley que te permite ser presidente una vez más (al menos) y tú me haces el cambio de gobierno. Los que venían a cambiar esto convertidos en peones del Partido Popular. ¡Peones! me dices; pero si la ley la han presentado ellos, los de Ciudadanos. Más que peones, se están convirtiendo en una guardia pretoriana.

Fíjate, me dices, van a cambiar una ley que se aprobó en 2014 por unanimidad de la Asamblea Regional, es decir, por el 100% de los representantes ciudadanos. ¿Puede existir una mejor ley que ésa? Hacer y deshacer leyes a antojo, a beneficio de una sola persona, no puede ser sinónimo de regeneración nunca.

Y luego está lo de la coherencia. Lo de que en un sitio haces una cosa y en otro sitio haces otra. Aunque sabes que eso es un mal de todos. La prueba la tienes en Castilla La Mancha hace menos de 2 años. Allí tenían limitación de mandatos a 8 años. PSOE y PP -sí, sí, allí también coherentes ellos- acordaron eliminarla para que un presidente pueda estar los años que la ciudadanía decida. ¿Qué hizo Ciudadanos? Se abstuvo, le daba igual. Allí una cosa y aquí la otra.

La desmesurada ansia de poder de Rivera llevó al fiasco a Ciudadanos en el ámbito nacional. Tal cual lo que va a ocurrir en la Región de Murcia por la misma razón, con mayor o menor lentitud. Y todo se lo han hecho ellas y ellos solitos. A muchas personas que actualmente están en Ciudadanos las quisiera yo -individualmente- siempre en mi equipo; pero como organización, el harakiri está conduciéndoles a ese final buscado. ¡Honor! probablemente griten desde la tumba.

Dicen los estudiosos que el harakiri se iniciaba clavándose la daga por la izquierda, continuaba rasgando hacia la derecha pasando por el centro y terminaba, finalmente, en el centro llegando al esternón. Menuda metáfora de lo que ha ocurrido y está ocurriendo con Ciudadanos en el ámbito nacional y regional. Inicio por la izquierda, hacia la derecha y volver al centro. Afortunadamente, es sólo una metáfora y, ya sabes, la realidad siempre lo superará. Mientras tanto, algunos siguen a lo suyo jartándose de palomitas.

Nos vemos en la próxima pizarra, amigo oyente. Ya llega marzo, la vacunación avanza, y queda mucho menos para esos abrazos tan necesarios. ¡¡Nos vemos!!

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?