Miércoles, 14 de Abril de 2021

Otras localidades

CONGRESO CONGRESO Sigue en directo la comparecencia de Pedro Sánchez en el Congreso
La columna de Rafa Gallego

Lumbar

Descargar

Compartir

El código del iframe se ha copiado al portapapeles

Me parece que fue el lunes cuando Carlos Martínez entrevistó a Marta García y a Blanca Fernández, las atletas leonesas que hicieron primera y segunda en el último Campeonato de España en pista cubierta en la prueba de los tres mil. Sabemos desde ayer que se confirma que van a representar a España en el europeo de Torun. Me gusta mucho dedicar este comentario del viernes a darles la enhorabuena.

Me quedó en la memoria ese “ahora o nunca” que dice Marta que pensó al oír la campana de la última vuelta, pero me gustaría subrayar que, en la entrevista, hay un momento en el que Carlos les dice a las atletas que ese resultado, y el hecho de haber conseguido la marca mínima para el europeo, supondráun poco más de seguridad refiriéndose al aspecto económico de su dedicación. La respuesta de las deportistas es de una sinceridad demoledora: no hay nada de eso. Nada más allá de la satisfacción de haber conseguido las medallas y el orgullo de representar a España en una competición internacional. “Ahora o nunca” es la frase, pero “ahora o nunca” para dejar todo en la última vuelta, para vaciarse en el último ataque en la recta final. “Ahora o nunca” para darlo todo, sin importar qué puedas recibir a cambio.

Esa actitud “ahoranunquista” debería ser permanente, porque siempre es ahora. No puede ser de otro modo, de manera que todo lo que no sea “ahora” será siempre necesariamente “nunca”. Puede ser que estemos entrenando nuestra resistencia o nuestra velocidad para conseguir mejores resultados en el futuro, pero date cuenta de que esa resistencia y esa velocidad las estamos entrenando ahora y que todo lo que hacemos con vistas a una situación futura, lo estamos haciendo en este instante y que esa situación futura no existe. Cuando Marta dice que ella sabía que podía ganar porque había trabajado para ello, cuando Blanca explica el sufrimiento y el esfuerzo de una atleta que lleva ya varios años compitiendo al máximo nivel, están hablando de su conciencia del ahora y su desprecio por el nunca. Es ahora o nunca. Ahora es ahora. Nunca es nunca.

Y luego está el dolor. La superación de ese impacto de cada mañana, cuando te levantas y enfrentas los tres mil de cada día, que son tres mil, pero con sus veintiocho obstáculos y sus siete saltos de agua. Una carrera de medio fondo que se va acumulando día a día hasta volverse maratón. Ese momento de cada mañana que te coloca la mano en las lumbares y te dice que no hay marca para ti, que tienes que enfrentar el dolor y sonreír porque ese dolor que tienes en la lumbar es un maestro de tu angustia y es un maestro de tu ahora. Yo creo que esa lumbar que se te enciende en el reposo y te arrastra a por el calmante en el primer movimiento de la mañana es el timbre de alarma de tu estrés, el aviso de que has colocado tu mirada en la foto de la llegada y te has salido del ahora. El bloqueo que te paraliza como un disparo en las lumbares es la acumulación de urgencias que te han sacado de la carrera y que, de pura prisa por correr, no te dejan dar un paso. Deja el nunca en un aparte. Enfrenta ahora la recta de meta y corre. Esa lumbar está a tu lado.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?