Jueves, 15 de Abril de 2021

Otras localidades

Día de la mujer

Así será la concentración de mujeres del próximo 8M en Palencia

La Plataforma de las Mujeres de Palencia destaca que la concentración contempla todas las medidas del protocolo de seguridad

Cartel de la concentración del 8M en Palencia

Cartel de la concentración del 8M en Palencia / Cadena ser

La Plataforma por los derechos de las Mujeres de Palencia celebrará una concentración el 8 de marzo con motivo del Día de la Mujer, cumpliendo con todas las medidas de seguridad pertinentes. Será en el Parque del Salón a las 20:00 horas. Durante este acto se leerá el manifiesto Mujeres, la lucha sigue por Sonia Hoyos, peluquera y actriz amateur. Además, actuará el grupo Mira Trío formado por María Desbordes, Olga Sanz y María Alba.

La concentración contempla todas las medidas del protocolo de seguridad, según la plataforma.  No acudirán las personas con fiebre o síntomas ni si se está en aislamiento o cuarentena por contactos estrechos. Se respetará entre las asistentes una distancia de seguridad de al menos 2 metros. Para calcular esta distancia estirarán el brazo y la persona de al lado estirará el suyo y sin tocar los dedos de la mano esa será la distancia de seguridad y la otra persona igual.

Tanto el acceso a la concentración como su salida será escalonado, para mantener en todo momento la distancia. Se realizarán antes y después de las distintas concentraciones avisos que anuncien y recuerden las medidas de higiene y distanciamiento. Todas las mujeres llevarán encima su bote de gel hidroalcohólico.

Todas llevarán una mascarilla de repuesto, para garantizar que en caso de que se rompa la goma o se deteriore, se pondrán la de respuesta y de esa manera se garantiza el uso de la mascarilla durante toda la concentración. Durante toda la concentración y la lectura del manifiesto, mantendrán la distancia de seguridad y no se quitarán las mascarillas en ningún momento.

Acompañará a este acto una exposición de fotografías desde la tarde del domingo día 7 en torno al Auditorio del Salón titulada Mujeres durante la pandemia compuesta por 50 fotografías que reflejan cómo han vivido la pandemia las mujeres desde su situación laboral o personal y desde el trabajo de cuidados que en más del 70% de los casos les corresponde.

"Queremos agradecer a todas las mujeres su participación en la exposición e invitamos a asistir a la concentración del lunes 8M a todas las personas que sientan que aún queda mucho por hacer contra la violencia hacia las mujeres", señalan desde el movimiento femenino.

MANIFIESTO: MUJERES, LA LUCHA SIGUE

"Este es un día en el que recordamos, como cada 8 de marzo, que las mujeres queremos estar en la agenda política; naturalmente, feminista. En este 2021, año de la pandemia las mujeres somos las primeras interesadas en poner la vida como medida central, y no el sistema productivo. Con este manifiesto, leído en las calles, sobre el Cuidado de la Vida las mujeres respondemos al ataque preventivo que llevamos padeciendo hace una quincena, de manera sistemática en todos los medios de comunicación, y en los corrillos políticos de dudosa carcasa. Un ataque preventivo que encierra las más diversas y perversas contradicciones: la manifestación de las mujeres no, y mientras… nadie pide el cierre de los prostíbulos, y se celebran elecciones (Cataluña, País Vasco, Galicia) manifestaciones de hostelería, de fábricas…el problema es la manifestación del 8 de marzo, centro de contagios masivos ¡es necesario un cambio!

Nos quieren mandar a casa, a la esfera de lo privado. No lo vamos a consentir ¡¡las mujeres tenemos mucho que decir, y mucho que decidir!! Decía Maria-Mercé Marçal que la entrada masiva de las mujeres en espacios de responsabilidad del mundo, hasta ahora reservados a los hombres, supondría la reconversión, la humanización de este mundo. Todas aquellas cualidades, todos aquellos valores asociados hasta entonces a la mujer (ternura, sensibilidad, cuidados…) se expandirían a toda la sociedad.

La situación universal que estamos atravesando, con la pandemia, ha puesto de manifiesto que cualquier crisis, como anunciaba Simone de Beauvoir, es una excusa para volver a arrinconar a las mujeres. Ahora más que nunca es intolerable que no se contemple una respuesta con perspectiva de género. ¡¡Nosotras sí sabemos de cuidados, sí cuidamos, en las calles también, en las manifestaciones…alzando la voz también vamos a cuidarnos!!

Durante este periodo de la historia, la actualidad del coronavirus, en esta situación de enfermedad y muerte, las mujeres hemos sido protagonistas, tanto en el ámbito sanitario (no olvidemos que la mayoría de las profesionales de este sector son ejercidas por mujeres) como en el ámbito de los cuidados y aquí incluimos el hogar, la asistencia a la dependencia, y las residencias de personas mayores donde se han producido el mayor número de muertes y donde las mujeres ocupan la mayor parte de los puestos de trabajo. Por no hablar de los Cuidados a mayores en el ámbito privado donde las cuidadoras son mujeres migrantes, sobre todo, a las que se ha olvidado incluir en los planes de vacunación, por ejemplo.

Decíamos mujeres protagonistas y añadimos de la precariedad, somos la representación viva en la que se ha encarnizado la brecha laboral, salarial y económica como consecuencia de la situación de inseguridad sanitaria. No podemos olvidar a las mujeres que trabajan en el sector de la alimentación considerado trabajo esencial o en el sector servicios que ha sufrido importantes reducciones de plantilla y ERTES.

Las mujeres son las que se han vuelto a casa reduciendo y renunciando a su salario para atender a sus hijas e hijos durante el confinamiento, las mujeres han elegido, supuestamente en libertad, el teletrabajo para asistir las tareas de cuidados de la esfera de lo privado. Tareas que se cargan sobre sus espaldas en un 70% y nadie, ni las administraciones, ni empresas, ni hogares, han respondido corresponsablemente a esta realidad. Y sin embargo sí dicen que la manifestación de hoy es un peligro. ¡Ya está bien! ¿Dónde nos quieren ver? En la agenda política, no. Hay personas que dicen que estos manifiestos están politizados, claro que son políticos ¡¡¡defendemos nuestros derechos, defendemos la vida!!!

La pobreza sigue feminizándose, pensemos en las mujeres que están al frente de los hogares monomarentales en una proporción de 8 de cada 10; pensemos en mujeres migrantes que se dedican a los cuidados con unos servicios privatizados de bajo coste; pensemos en las mujeres sometidas a la explotación sexual cuya salud no ha sido protegida en el actual contexto. ¡Increíble pero cierto! Las mujeres somos el resto en la pandemia y hoy nos manifestamos para decirlo: ¡¡estamos hartas de no figurar como ciudadanas, de no tener voz!!

Se hace urgente la puesta en práctica de políticas para abolir la prostitución, luchar contra la trata de mujeres y menores. De la misma manera acabar con los negocios de vientres de alquiler, que afecta sobre todo a mujeres pobres abocadas a esta forma de explotación capitalista que sigue mercantilizando el cuerpo de las mujeres. La maternidad no es un derecho es un deseo.

Estamos aquí para denunciar que si bien es cierto que formalmente las mujeres hemos ocupado todos los espacios, (aunque nadie ha previsto quién nos sustituirá en el sistema de cuidados), en la práctica las mujeres tomamos pocas decisiones.

Las mujeres en las esferas públicas -como nos recuerda Jenn Díaz- hemos normalizado nuestro papel secundario (nos hemos acostumbrado a que nuestra ambición tenga límites). Los hombres tienen una red informal firme (son fraternales, hermanos) mientras que las mujeres seguimos buscando alianzas donde corresponde: en las reuniones, delante de todo el mundo.

Se hace preciso recordar que las mujeres cuando han llegado a la política han cambiado los tempos, sus temas y sus prioridades. Todo lo que quedaba al margen de pronto es central y fundamental: el sistema de cuidados, la protección de los derechos individuales y colectivos de las mujeres y la niñas en lo que se refiere a violencia sexual, el urbanismo con perspectiva de género donde las ciudades sean espacios más amables y limpios, la educación para acabar con los roles de género que perpetúan el machismo desde las aulas, apoyando la implementación de educación sexual, la reforma horaria laboral para la conciliación de la vida familiar, para una vida más pacífica, unos usos del tiempo que vayan más allá de la productividad. También con las mujeres en el ámbito público, la sostenibilidad del planeta pasa a primer término.

Las mujeres queremos un nuevo código para podernos expresar de acuerdo a nuestra voz de mujeres y no tanto obedeciendo a criterios del mercado. Se trata de olvidar un mundo pensado para hombres desde el sistema heteropatriarcal y ampliar sus perspectivas.

Democratizar la política, humanizarla, feminizarla. Pacificar el poder requiere aceptar el poder de las mujeres y de todas aquellas personas que conviven en los márgenes de los recreos, de las ciudades y de los intereses que cotizan. ¡¡Basta ya de una política de unos pocos para unos cuantos!!

Compatibilizar la ambición con los cuidados ha sido un equilibrio imposible de alcanzar. Las mujeres de hoy lo que pedimos, lo que queremos, es estar representadas en el poder, pero no a cualquier precio. No al precio del mercado. No teniendo que renunciar a nosotras mismas, a nuestra vida personal. No mimetizándonos con la masculinización del poder. Las mujeres de hoy exigimos el derecho a decidir nuestro propio futuro y el de nuestros países. ¿Dónde está escrito que tengamos que elegir entre nosotras mismas o ser poderosas?

Por eso ahora, en pandemia, con medidas de confinamiento, con cuidados sanitarios, con cuidados silenciados, es importante que se tenga en cuenta lo que las mujeres queremos manifestar como imprescindible para seguir adelante en la conquista de la igualdad con otra perspectiva:

Primero. Impulsar, de una vez por todas, el debate social de los cuidados, situación que la pandemia ha puesto en primera línea; para valorar la importancia que tiene en todos los ámbitos de la vida social y política: cuidados de los demás (menores, mayores, familia, personas dependientes y personas enfermas) cuidados y sostenibilidad del planeta, del medioambiente, de la vida siempre.

Segundo. Promover medidas de participación política y real para el empoderamiento de las mujeres y el uso de nuestra voz y nuestras palabras, actualizar la agenda política con la inclusión de las mujeres en los enclaves de poder y decisión.

Tercero. Acabar con la trata de mujeres y menores estableciendo un plan coordinado con las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado de manera permanente. Cerrar todos los locales en los que los puteros usan el cuerpo de las mujeres como mera mercancía, procurándoles protección y recursos para una inserción social y laboral real.

Cuarto. Desarrollar políticas encaminadas a la abolición de la prostitución como forma extrema de violencia contra las mujeres; así como legislar sobre la regulación de la pornografía en las redes sociales, protegiendo a las menores y los menores de una forma de abuso sexual indiscriminado.

Quinto. Eliminar la publicidad discriminatoria y denigrante que utiliza el cuerpo de las mujeres como objeto hipersexualizado en los medios de comunicación de masas.

Sexto. Fomentar una educación no sexista, amplia y abierta a todas las perspectivas con una mirada diversa a las personas lesbianas, gays, transexuales, bisexuales, intersexuales…entendiendo la libertad como bien supremo a respetar.

Séptimo. Invertir en políticas activas de empleo y redefinirlas con perspectiva de género para eliminar las barreras estructurales que impiden a las mujeres el acceso al mercado laboral.

En definitiva, potenciar todo aquello que nos permita a las mujeres tener ambiciones lícitas, ambiciones de participar en la política y desear los cambios necesarios para combatir las brechas de precariedad que nos afectan.

 MUJERES, CON LOS CUIDADOS MANTENEMOS LA VIDA

MUJERES, CON LOS CUIDADOS COMBATIMOS LA PANDEMIA

MUJERES, CON LOS CUIDADOS NOS CUIDAMOS

 ¡Nos queremos vivas! ¡Nos queremos en lucha!

La revolución será en las calles, la revolución será en los cuidados."

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?