Martes, 20 de Abril de 2021

Otras localidades

¿Lo conseguirá Francis?: estos son los retos del presidente del PP de Granada

Francisco Rodríguez, elegido nuevo presidente de los populares en una provincia donde la familia del PP tiene mucho que coser internamente

El nuevo presidente del PP de Granada, Francisco Rodríguez (de pie en el centro), arropado en el congreso provincial por el secretario general nacional, Teodoro García Egea; la secretaria regional Loles López; y, telemáticamente, por el presidente regional, Juanma Moreno

El nuevo presidente del PP de Granada, Francisco Rodríguez (de pie en el centro), arropado en el congreso provincial por el secretario general nacional, Teodoro García Egea; la secretaria regional Loles López; y, telemáticamente, por el presidente regional, Juanma Moreno / PP de Granada

El alcalde de Alhendín, Francisco Rodríguez, es el nuevo presidente del PP de la provincia de Granada, elegido casi por unanimidad en el congreso celebrado este sábado. Ha sido votado por un porcentaje mínimo de militantes, pero cuenta con toda la legitimidad de un partido hasta ahora profundamente dividido. Él lo sabe como también conoce la necesidad de coser unas costuras que nunca se han roto. Quizás porque nunca en su historia han estado cosidas. Quizás solo hilvadanas.

El nuevo presidente provincial, que llega al cargo tras unos meses en ese puesto casi de forma accidental, cuenta con el apoyo explícito de las direcciones regional y nacional de su partido: Teodoro García Egea y Juanma Moreno le acompañaron el sábado (personal o telemáticamente) en un congreso que duró solo unas horas.

'Francis' cuenta con todo el apoyo para liderar un partido que requiere grandes dosis de paciencia: hay demasiado intereses personales, comarcales y de corrientes internas históricas en juego. Fuentes internas de la formación reconocen que todo está por hacer, aunque la templanza personal del presidente ya ha logrado allanar algunos caminos.

¿Será posible consolidar el PP en comarcas como el norte de la provincia donde tiene poca implantación? Es solo uno de los retos de Rodríguez, quien deberá empeñarse ahora en la integración de los cargos y militantes de Ciudadanos que ya le han anunciado su disposibilidad a cambiar el naranja por el azul.

Relacionado con ello, está el conflicto no cerrado de la capital granadina: el gobierno local PP-Ciudadanos está en tenguerengue, la amenaza del expresidente provincial Sebastián Pérez de provocar la salida de Luis Salvador (C's) como alcalde en mayor sigue vigente; el propio futuro de Pérez dentro del partido está pendiente de solventar en cualquier sentido; y las elecciones municipales no son algo lejano, con parte del partido pensando en una posible candidata, la consejera de Fomento, Marifrán Carazo.

El gran objetivo del PP granadino no solo es coser un partido cuyo traje nunca ha estado terminado. Es volver a gobernar en la capital y en la Diputación. La situación interna en la Costa Tropical parece más tranquila gracias a que el poder une: el PP gobierna en Motril y Almuñécar. Con ese frente estabilizado, Francis quiere echar el resto en las zonas donde puede arañar votos. Conseguir algo en las comarcas del norte y estabilizar los resultados en el Poniente son objetivos prioritarios.

Pero, aunque públicamente se de por superado el famoso lío del 2+2 (que llevó al PP a apoyar en la capital a un partido naranja que no sabe si podrá estar cuatro años en la alcaldía de Granada), la situación de la capital preocupa. Y deberá ocupar en las próximas semanas a Francis y a las no muy bien avenidas direcciones regional y nacional.

Es solo una de las preocupaciones. Intentar integrar al sector que apoyó en su salida y su aventura electoral al exconcejal García Montero; qué hacer con los fieles al expresidente Sebastián Pérez; cómo contentar a los partidarios del senador y alcalde de Güéjar Sierra José Robles (al que se le calma con la responsabilidad del comité electoral dentro de la nueva dirección provincial); cómo conseguir la integración PP-C's por la que clama hasta el presidente andaluz; cómo contentar a la dirección regional sin molestar a Madrid (y al revés); son solo algunos de los retos a los que se tiene que enfrentar Francis, un hombre que presumió en el congreso del sábado de saber ganar elecciones. Pero hacerlo en Alhendín no es ejemplo. Es mejor que nada... pero no es suficiente.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?