Domingo, 13 de Junio de 2021

Otras localidades

¿Somos racistas?

La firma de María José Aguilar Idáñez, Catedrática de Trabajo Social y Servicios Sociales

¿Somos racistas?

Cadena SER

Ayer fue el Día Internacional de la Eliminación de la Discriminación Racial.

Una buena ocasión para reflexionar sobre el racismo ejercido en España, que va mucho más allá del prejuicio o del discurso del odio de la extrema derecha.

El racismo más violento es el racismo institucional, el que reproducen sistemáticamente nuestras instituciones.

Y es que el racismo no es una anomalía del sistema, es parte de la naturaleza del mismo. No es algo que tenga que ver con conductas individuales o aisladas, el racismo es un sistema de dominación en toda regla, que incluye aspectos institucionales, culturales, económicos, de actitudes y conductas.

Nuestro racismo patrio no es algo anecdótico, sino estructural. Basta observar la gestión cada vez más violenta y deshumanizada de las llegadas de personas migrantes a Canarias, los centros de internamiento de extranjeros, las redadas policiales por perfil racial, las deportaciones ilegales, las trabas burocráticas, la exclusión de servicios públicos, y hasta el paternalismo y el asistencialismo de ciertas intervenciones sociales institucionales.

No importa si estas prácticas de racismo institucional son o no intencionadas, porque la realidad es que sus efectos y consecuencias son siempre reales.

Ya sea por acción o por omisión, una conducta es racista si tiene efectos discriminatorios, directos o indirectos, en personas de grupos étnicos o raciales dominados. Y el racismo institucional tiene efectos mucho más violentos en las personas que el discurso del odio en internet, aunque se vea menos.

Cuando desde el grupo privilegiado mayoritario percibimos al otro como amenaza (aunque esa amenaza no sea real), cuando toleramos su deshumanización y volcamos nuestro resentimiento contra ellos, a modo de chivo expiatorio, estamos reproduciendo el racismo.

Naciones Unidas ha hecho 257 recomendaciones a España para que mejore la garantía de Derechos Humanos. España no ha aceptado todas esas recomendaciones, pero las que ha aceptado oficialmente tampoco las ha trasladado a las instituciones. La Comisión Europea contra el Racismo y la Intolerancia lleva años reclamando a España que aplique sus recomendaciones.

España hace oídos sordos a todas estas peticiones internacionales: se abstuvo en diciembre pasado en la votación de la Asamblea General de Naciones Unidas que hacía un llamamiento mundial para adoptar medidas concretas que eliminen el racismo, la xenofobia y todas las formas de intolerancia. 124 Estados aprobaron dicha resolución. España no estuvo entre ellos.

Mientras las instituciones sean tan relevantes en la reproducción del racismo en nuestro país, de poco o nada servirán las bienintencionadas campañas contra el

racismo. Y es que no se puede combatir con éxito el racismo sin visibilizar ni luchar contra su dimensión institucional.

La pregunta relevante no es, por tanto, si somos racistas, que lo somos. Sino preguntarnos si estamos dispuestos a dejar de serlo.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    • Notice: Undefined variable: lb_es_acceso_con_movil in /mnt/filerprod/html/produccion/datos/rhabladas/cadenaser/ser/templates/includes/v3.x/v3.0/include_player_permanente.html on line 118

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?