Sábado, 08 de Mayo de 2021

Otras localidades

Opinión

Sobre el debate del estado de la nacionalidad Canaria

La opinión de Francisco Pomares

Descargar

Compartir

El código del iframe se ha copiado al portapapeles

Podría decirse que en su intervención mañanera en el debate del estado de la nacionalidad, el presidente Torres ni sorprendió ni irritó, ni entusiasmó, ni decepcionó en exceso. Saco a pasear ante el público –el suyo y el otro- al Torres alcalde de pueblo, cercano a la gente, pedagógico y discreto, respetuoso, confiado en haberlo hecho bien, pidiendo colaboración, y hablando para toda Canarias.

Pero debió sentarle mal la comida: a la vuelta de la tarde, inmediatamente después de una comedida intervención de José Miguel Barragán en la que el nacionalista le criticó lo mínimo que se estila en estos casos, y puso en valor la voluntad de Coalición de no crear problemas al Gobierno y colaborar en lo que haga falta, Torres sufrió una extraña mutación. Se convirtió a ratos en un remedo de medianías del demonio de Tasmania, faltón, cabreado, a ratos fullero, y buscando más el aplauso de los suyos que la aprobación general. Dejó de ser el presidente que amagaba ser por la mañana, para imitar el estilo Sánchez y ejercer de aguerrido secretario de su partido. Faltó incluso a la cortesía parlamentaria al burlarse de Barragán y el resto de la oposición, a la que –tras leer él cincuenta folios preparados por sus asesores- acusó de traer sus discursos de réplica ya escritos a máquina desde casa. María Australia Navarro le sacó los colores preguntándole que prefería, que le leyera las notas manuscritas tomadas tras la intervención de la mañana, o las ya pasadas a máquina al mediodía… Acabaron embroncados, con Navarro muy dura, y Torres aplicando el guión Sánchez, emparejando al PP con Vox. Que por cierto, en Canarias no existe aún, y digo yo que para qué invocarlo.

Terminó el debate con la intervención de Vidina Espino, que –ella sí- se trajo sin disimulo alguno parte de la tarea grabada de casa: un puñado de testimonios de la Canarias real, ésa que ni está en la pelea política, ni se cree las milongas triunfalistas de los gobiernos. Una idea potente, la de dar voz a los que no suelen hablar en Teobaldo Power. Torres estuvo más amigable (o más cansado) en su respuesta a la diputada, ni siquiera se enfadó con ella por haber usado la tele del Parlamento para darle en las bembas durante diez minutos.

A fin de cuentas, la tele de verdad, la de los informativos que dan votos, es otra. Y de esa, el mando lo controla él.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?