Jueves, 06 de Mayo de 2021

Otras localidades

Carnaval Cádiz

Cuando Los Beatles de Cádiz casi conocieron a los de Liverpool

Norberto Iglesias recuerda las anécdotas de los años de éxito de la comparsa más célebre del carnaval gaditano

Una de las muchas imágenes promocionales que se hicieron Los Beatles de Cádiz

Una de las muchas imágenes promocionales que se hicieron Los Beatles de Cádiz / Cadena SER

En 1965, en plena efervescencia yeyé, Enrique Villegas creó para el concurso del Carnaval de Cádiz la comparsa Los escarabajos trillizos, que tomaba el nombre y el disfraz de Los Beatles. Aunque no pudieron conseguir el primer premio, el grupo logró un éxito tal que les llevó a iniciar una gira por España que duraría hasta los siete años siguientes. Triunfaron en los mejores escenarios del país, grabaron varios discos, aparecieron en unas cuantas películas y alcanzaron un caché propio de las grandes estrellas del momento. Tal fue el revuelo que formaron, que ese éxito llegó a oídos de los auténticos Beatles, los de Liverpool. Y llegó a establecerse un contacto para poder celebrar un momento que hubiese sido mítico, que los Beatles de Cádiz y los de Liverpool coincidieran en un mismo lugar y actuaran juntos. Pero el destino lo evitó.

"Lo que consiguieron Los Beatles de Cádiz aquellos años fue algo extraordinario. Su caché llegó a ser como el de los grandes artistas del momento. Cobraban como Rocío Jurado, por ejemplo. Hoy en día ninguna agrupación de Cádiz ha conseguido algo como eso", relata Norberto Iglesias en el podcast La ciudad cantada. Iglesias durante varios años posteriores fue componente de las agrupaciones de Villegas en el Falla y mano derecha del autor. Iglesias es centinela de muchas de sus anécdotas en aquellos años gloriosos.

Descargar

Compartir

El código del iframe se ha copiado al portapapeles

Villegas no había nacido en Cádiz, sino en Ayamonte, en Huelva. La prematura muerte de su madre le llevó a tener que buscar trabajo por muchos sitios y terminó encontrándolo en los astilleros gaditanos, donde conoció a Paco Alba, y donde nació su pasión por las coplas gaditanas. Su estreno en comparsas, en 1962, no pudo ser más certero. Porque con Los gitanos errantes ya se llevó el primer premio. Y, al año siguiente, repitió con Los dandys negros, compartido con su amigo/rival Paco Alba que había sacado Los corrusquillos gaditanos.

Fue en 1965 cuando Enrique Villegas tiene la idea de traer al Teatro Falla el espíritu yeyé de Los Beatles con la comparsa Los escarabajos trillizos. El tipo, los pasodobles, el rítmico popurrí enseguida caló en el concurso, aunque solo pudo llevarse el segundo premio ante la contundencia del repertorio de los Hombres del mar de Paco Alba. Pero entonces Villegas supo pronto que las posibilidades de aquella agrupación no se quedaban tras las cortinas del teatro gaditano. Su camino era casi infinito.

Al grupo le empiezan a llover las ofertas de contratos fuera de Cádiz. En Madrid, Manolo Caracol los llama para su exitoso escenario de Los canasteros. Los contrata para diez días y allí se pasan seis meses llenando. Cubierto ese período, y ante la demanda generalizada, inician varias giras por toda España. Las principales salas de fiesta les reclaman como grandes estrellas. Su caché se dispara. El fenómeno sociológico que suponían les lleva a hacer varias películas como Acompáñame, con Rocío Dúrcal, o El padre coplillas, con Juanito Valderrama.

Como ese éxito se prolonga varios años, van entrando y saliendo componentes. Uno de ellos es Antonio Trujillo, Catalán Grande, que pondría voz a uno de los grandes éxitos de Los Beatles de Cádiz, Charlot. Una canción que le pedían siempre en sus actuaciones.

Y este éxito masivo llegó a oídos de los que debían custodiar el legado, derechos y carrera de Los Beatles auténticos. Y más después de saber que algunos periódicos en España cuando se referían a Los Beatles ya tenían que especificar a cuál de ellos aludían porque la popularidad de ambos grupos llegó a ser similar en nuestro país.

"A una de las actuaciones de Los Beatles de Cádiz vino un representante de los de Liverpool. Quería ver si, de alguna manera, se estaba vulnerando algún derecho legal, porque les había llegado que lo que hacían los de Villegas era una burla de los auténticos", relata Norberto Iglesias, quien recibió el testimonio directo del autor sobre estos años. "Cuando el hombre los vio actuar, se dio cuenta de que lo que hacían eran otra cosa y, además, le gustó mucho. Tanto que decidió promover un encuentro entre los dos grupos".

Sin embargo, según recuerda Iglesias, aquella reunión que hubiese sido histórica no pudo celebrarse por una jugada del destino. Villegas le contó que a su regreso a Inglaterra aquel representante de Los Beatles de Liverpool sufrió un accidente de avión y murió. Y ya no hubo posibilidad de organizar ese encuentro.

Los Beatles de Cádiz siguieron actuando durante siete años más. En ese tiempo viajaron a Puerto Rico, como habían hecho a finales del siglo anterior Las viejas ricas, el primer grupo de carnaval gaditano que actuó en América. Estuvieron a punto de actuar en México y Nueva York. Pero, para entonces, ya el grupo presentaba algunos problemas que hicieron inviables aquellos viajes.

"Les salieron muchos imitadores", rememora Iglesias, "grupos que cantaban como ellos, pero más baratos, con lo que les hicieron una competencia desleal". Tantos años actuando provocó también grietas en la convivencia. Y el sacrificio de estar casi una década fuera de Cádiz también. "Era una vida muy dura, me contaba Villegas, y aquella disciplina algunos la llevaban mal. El final fue amargo".

A pesar de su enorme éxito, nadie regresó rico. A Villegas el éxito de Los Beatles le costó su trabajo en astilleros. "Carranza (entonces alcalde de Cádiz) le había prometido que conservaría su puesto, pero cuando volvió a Cádiz, Carranza había muerto y no recuperó su puesto. Así que se tuvo que poner a vender patatas a su vuelta".

El autor de Ayamonte regresó a su ciudad adoptiva tras triunfar por el mundo y firmaría después grandísimas comparsas como Las quince piedras, Braceros de pueblo, u Hombres lobos. Villegas lo guardó todo de Los Beatles de Cádiz en un armario. Para conservar todos los recuerdos. Para que nadie se olvidase de ese enorme éxito que trajo la beatlemanía más gaditana.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?