Domingo, 23 de Enero de 2022

Otras localidades

Jesús Maeso: "Cádiz lleva 3.000 años tirando de la Historia de España"

El escritor jiennense afincado en Cádiz recoge el título de hijo adoptivo de Cádiz

Descargar

Compartir

El código del iframe se ha copiado al portapapeles

El escritor Jesús Maeso de la Torre nació en Úbeda (Jaén), pero pasea por Cádiz como un gaditano más. A la ciudad gaditana vino a trabajar como maestro con un contrato de un año, se quedó por amor, y ya no puede despegarse de sus calles. Este viernes 23 de abril recibirá el título de hijo adoptivo que le ha concedido el Ayuntamiento.

P. ¿Qué pensó cuando le llamaron el Ayuntamiento para anunciarle este reconocimiento?

R. No me lo podía creer. Aún habiéndolo deseado en el fondo de mi corazón, yo no creía de verdad que se fijaran en mí los gaditanos. Sentí una alegría tal que es equiparable al amor que yo le tengo a esta ciudad. Llegué hace 52 años y para mis adentros dije: "no me voy de aquí nunca". Fue una especie de amor a primera vista. Vine aquí con un contrato de un año, y no me fui nunca. Tengo mucha felicidad y gratitud.

P. ¿Cómo fue su llegada a Cádiz?

R. Llegué a Cádiz en noviembre del 69, con 20 años recién cumplidos de profesor del colegio Padre Villoslada. Tenía un contrato de un año solamente. Y, claro, llegué al mediodía, dejé mi maleta en un bar y me di una vuelta. Me impresionó de tal manera la ciudad... y mira que yo había viajado y conocía lugares de España muy diferentes. Sentí una gran fascinación. Luego volví al bar, que era El Pasaje Andaluz, y el camarero me preguntó si venía a trabajar a los astilleros. No sé por qué lo dijo. Me preguntó si era delineante porque me vería poca pinta de ingeniero o que no había cogido nunca un martillo. Le dije que era maestro y que venía solo por un año. Él me dijo: "como usted conozca a una gaditana, no se va de aquí ni con agua caliente". Y así fue porque, al poco tiempo, conocí a Pepa. Y, efectivamente, ni con agua caliente me he ido.

P. ¿Cuáles son las ventajas de vivir en Cádiz?

R. Me lo han preguntado en varios sitios lo de por qué me quedé aquí. Mis editores siempre me han recomendado que me fuera a Madrid, pero yo siempre les he dicho que no. Siempre respondo que vivo en una ciudad que está hecha a la medida del hombre. Cádiz no es una gran metrópolis, no es un pueblo, es una ciudad hecha a mi medida. Puedes ir a todas partes andando, me siento en Candelaria, San Antonio, San Francisco... y me siento integrado en ella. Todo es sencillo, amable, recogido. Tiene una gran ventaja sobre un montón de capitales. A mí me gusta Sevilla, Córdoba, Granada, Madrid... , pero esta ciudad está hecha a la medida del hombre. Pero no lo digo muy alto, no vaya a ser que quiera venir mucha gente.

P. A Fernando Quiñones le solían decir que para triunfar en el mundo literario se tenía que ir a Madrid. ¿A usted también se lo han dicho entonces?

R. Cierto. En Harper Collins me lo dijeron varias veces. Oye, tú eres de la Real Academia Hispanoamericana, pero nos gustaría que accedieras a la de la lengua y si estuvieras en Madrid sería más fácil, para moverte... Me negué en redondo siempre. Y ya no me lo han dicho más. Es verdad que ahora tengo más suerte con el mundo virtual. Pero me lo dijeron mucho, igual que a Fernando, y los dos preferimos quedarnos aquí.

P. Usted, además, se ha inspirado mucho en Cádiz a la hora de escribir. ¿Qué ha encontrado aquí de inspiración?

R. Muchísimas cosas. Cádiz, desde hace 3.000 años, está tirando del carro de la Historia de España. Fue la primera ciudad de occidente. Cuando llegan los romanos, da la casualidad que Gades se convierte en la segunda ciudad del imperio. Los únicos ciudadanos romanos eran los gaditanos. Y luego los cartagineses, el descubrimiento de América, era la avanzadilla de España, aquí se quitaban y ponían gobiernos, La Gloriosa, la Constitución... Yo eso lo he recogido en las novelas. La he recreado en todas las épocas. Ha sido mi inspiración. Mi trabajo lo he hecho aquí. Yo no me olvido de Úbeda , pero me siento muy gaditano.

P. ¿Y qué época de Cádiz cree que merece más atención de la que ha tenido?

R. Esta parte de las Cortes de Cádiz tuvo una importancia inmensa. La historia de España se divide en dos como si fuera un folio por la mitad. Y ese punto de inflexión es lo que ocurre en la iglesia de San Felipe Neri en 1812, cuando por vez primera aparecen las palabras España, libertad, ciudadano, liberal... Fue un acontecimiento tan grande que una infinidad de países tomaron la Constitución de Cádiz como ejemplo para hacer la suya. Sin esa Constitución no hubiésemos tenido democracia. No se le ha dado la importancia. Yo he estado en Estados Unidos, donde miles de estudiantes van a visitar la campana de la libertad de Filadelfia. Aquí debían pasar todos los escolares españoles a visitar ese edificio y, sin embargo, no van ni los que viven en Cádiz. Nunca lo he entendido. Esa iglesia debía estar securalizada y fuera un gran monumento civil como cuna de la libertad de nuestro país. También le pido a mis paisanos gaditanos que cuando paseen por Cádiz se acuerden que aquí estuvo Julio César, Amílcar Barca, Aníbal... Es inaudito. Hay tanta historia que yo me siendo felicísimo paseando por ella.

P. Su última novela publicada fue "Oleum, el aceite de los dioses". ¿Qué será lo próximo?

R. Es la historia de una mujer muy destacada, ahora que el feminismo está tan de moda, la emperatriz Teodora de Bizancio. La primera feminista de la historia. Siendo una prostituta, llegó a ser la mujer más poderosa del imperio romano. Además, con una inteligencia sobrenatural. A través de la historia, me he dado cuenta de que las mujeres gobiernan muy bien. Consiguen concordia, paz. Fue la mujer más extraordinaria de la antigüedad. Como siempre busco algo de Cádiz, el protagonista es un esclavo que llega a Bizancio, Marco Flavio, y era de Cádiz.

P. ¿En quién va a pensar cuando reciba el título de hijo adoptivo de Cádiz?

R. Indudablemente, en mi madre. La perdí cuando tenía 10 años. Fue la única persona que creía en mí ya entonces. Ella me animaba muchísimo. Mi primer pensamiento será para ella. Y le diré que, bueno, algo hemos conseguido. Mi pena es que ella no conoció Cádiz, aunque sí me hablaba de ella. Era muy inteligente.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?