Sociedad

Exteriores confirma el asesinato en Burkina Faso del periodista afincado en Salamanca Roberto Fraile

Roberto Fraile mientras cubría el conflicto armado en Siria / Ical

Valladolid

La ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, confirmó  el asesinato en Burkina Faso de los dos periodistas españoles desaparecidos en Burkina Faso. Uno de ellos es el reportero afincado en Salamanca Roberto Fraile, mientras que el otro es el navarro David Beriáin, que se encontraban en el país africano grabando un documental sobre la caza furtiva.

González Laya reconoció que los hechos ocurrieron en una zona “peligrosa" por ser "campo de operación habitual de grupos terroristas, de furtivos, de bandidos y de grupos yihadistas". Según amplió, el documental en el que trabajaban los dos periodistas españoles fallecidos trataba "sobre los operativos que organiza Burkina Faso para proteger los parques naturales contra la caza furtiva y sobre las comunidades humanas allí asentadas”.

Asimismo, la ministra de Asuntos Exteriores reconoció que la información sobre lo que ocurrió exactamente aún es confusa. “Hemos estado en contacto permanente, a través de nuestra embajada en Mali, con las autoridades locales para delimitar el alcance y las consecuencias del ataque. Es una noticia triste y, desde luego, el máximo respeto hacia las familias y también respecto a la profesión que es de gran riesgo en estos lugares”, manifestó.

Fraile trabajó durante varios años como cámara en La 8 de Salamanca, labor que compatibilizaba como freelance cubriendo información en zonas de conflicto. Actualmente operaba para la productora '93metros', de David Beriáin.

Sus compañeros, tras conocer la triste noticia, destacaron su “ tremenda humildad” y su “increíble visión cinematográfica”, desde su primera misión con el Ejército en Afganistán cuando decidió que “no dejaría de hacer este tipo de trabajos”, según explica a Ical una compañera con la que compartió labores durante seis años. “Le gustaba llevar voz a los sitios donde no iba a nadie”, comenta su compañera, recordando que cubrió distintos conflictos en África o el narcotráfico en Latinoamerica.

“Tenía una calidad humana impresionante y era capaz de hacer cine con la información”, como, en su opinión, prueba su documental 'Los ojos de la guerra', premiado en la Seminici. Además, quien trabajó con él destaca que “era un genio que tenía recursos para todo” y que su discreción le impedía hablar de sus aventuras en los sitios más peligrosos del mundo.

“Se sentía con la responsabilidad de contar lo que pasa. Incluso, cuando le hirieron en Siria, no dejó de grabar en ningún momento y dejó registrado todo el proceso. Era un genio de la cámara”, afirmó esta compañera.

Entre sus acompañantes en los viajes destaca el fotoperiodista salmantino Alberto Prieto, quien compartió misiones informativas y “viajes iniciáticos” a lugares inhóspitos como Afganistán o Kosovo. “Más que todo, éramos amigos. Teníamos una gran relación, era un grandísimo profesional”, comentó a Ical Prieto, quien, como a él, “le gustaba aunar los viajes a sitios difíciles con contar su realidad como periodista”.

Con la intención de que estas muertes “sirvan para algo”, Alberto Prieto invitó a reflexionar sobre el periodismo y su valor para la ciudadanía. “Nos solemos acordar de estos profesionales cuando les matan. Es muy triste y muy desalentador. Me gustaría que a estas personas, como Roberto y David, se les reconozca que sabemos algo de los agujeros negros del mundo porque ellos se juegan la vida”, manifestó. “Roberto era un trabajador incansable capaz de tirarse 24 horas sin dormir y sin comer. Era un periodistas en el sentido amplio de la palabra. Pasaba sed, hambre, dolor de pies, y ya descansaría. El mundo es un sitio mucho más negro y mucho más oscuro sin estas personas”, concluyó el fotoperiodista.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad