Sociedad
Contaminación

Sólo una de cada cuatro empresas catalanas supera satisfactoriamente las inspecciones ambientales

En 2020 se hicieron 126 inspecciones ambientales, y en el 75% de los casos se encontraron incumplimientos

La Generalitat se muestra "tranquila" porque "la mayoría de incumplimientos son fáciles de resolver o son administrativos"

De las 126 inspecciones realizadas el año pasado en fábricas, granjas, vertederos y otras industrias, en un tercio de los casos se detectaron incumplimientos que pueden tener impacto en el medio. / Pxhere

Sólo una de cada cuatro empresas consideradas de riesgo para el medio ambiente superó satisfactoriamente las inspecciones realizadas el año pasado por la Generalitat. En el resto, se detectaron incumplimientos. Es una noticia que avanza la Cadena SER a raíz de unos resultados que no preocupan a la Dirección General de Calidad Ambiental, según la cual, en la mayoría de casos, los problemas son fáciles de corregir.

Son las inspecciones que periódicamente hace la Generalitat para comprobar el cumplimiento de la autorización ambiental que necesita toda empresa que pueda suponer un riesgo para el medio natural. Se hacen desde 2014, como mínimo, cada tres años.

Según los informes de las 126 inspecciones realizadas el año pasado en fábricas, granjas, vertederos y otras industrias, en un tercio de los casos se detectaron incumplimientos que pueden tener impacto en el medio. Lo que se considera, oficialmente, un "incumplimiento importante". Y en un 40% de los casos se encontraron problemas de tipo administrativo o leves, clasificados como "incumplimientos poco importantes". El resto, un 25%, superó la inspección sin ninguna observación.

En declaraciones a la Cadena SER, la Directora General de Calidad Ambiental, Mercè Rius, asegura estar tranquila porque "la mayor parte de incumplimientos que se detectan son de fáciles resolver o son administrativos". Y añade que los informes de las inspecciones, a pesar de ser públicos, están hechos y pensados para técnicos, no por el público en general. "Si una empresa supera la inspección sin observaciones, tiene un 10; pero si le encuentran una pequeña cosa ya tiene un nuevo. Y tal y como se recogen los datos, no es posible hacer una clara diferenciación entre la empresa que tiene un nuevo y la que suspende la inspección ", añade.

La mayoría de incumplimientos detectados tienen que ver con las emisiones a la atmósfera, la generación y gestión de residuos y la contaminación lumínica. Ríos pone como ejemplo de incumplimiento el hecho de no declarar una campana extractora o un generador; o no disponer de un libro de control de emisiones.

Empresas reincidentes

De los informes de 2020 también se desprende que son muchas las empresas donde año tras año se detecta algún problema. Algunas no aprueban ninguna inspección desde hace 6 o 7 años, como la planta química Croda, la fábrica de cartón Iberboard Mill, de Alcover, el vertedero de Solius o la planta de vidrio Saint Gobain, en L'Arboç. Estos son los casos más flagrantes.

Pero hay muchos más: de las 46 empresas que tenían incumplimientos graves a las inspecciones de 2020, y que por tanto no superaron las pruebas, prácticamente todas ya habían suspendido los controles de los años anteriores. Durante 7 años ha habido decenas de explotaciones ganaderas, fábricas, y plantas de tratamiento de residuos que han incumplido de manera sistemática o intermitente las normas ambientales de la Generalidad. También multinacionales como Estrella Damm o Enagás.

Estas revisiones se empezaron a hacer el año 2014, y cada empresa que pueda realizar una actividad de riesgo para el medio ambiente tiene que hacer una cada tres años obligatoriamente. Cuando se detecta algún incumplimiento, se vuelve a hacer la revisión del año siguiente. Según cual sea el incumplimiento, la supervisión se hace desde un organismo diferente. Si son emisiones a la atmósfera es competencia de la Dirección General de Calidad Ambiental, en sobre residuos recae sobre la Agencia de Residuos de Cataluña, y si la falta tiene que ver con vertidos de aguas residuales, se encarga del Agencia Catalana del Agua.

Los incumplimientos de las empresas no están especificados en los informes públicos de la conselleria de Territorio. Allí hay diferentes tipos de faltas clasificadas (aguas subterráneas, contaminación lumínica, gestión de residuos, trámites administrativos ....) pero no se expone cada caso de manera concreta. Según la dirección general, algunos ejemplos son no declarar campanas extractoras, no tener el libro de registro actualizado o generar más residuos de los previstos. Hay pocas sanciones porque son muy garantistas, pero las que tienen que ver con emisiones contaminantes van de los 20.000 a los 200.000 euros. De toda la retahíla de empresas que llevan años suspendiendo inspecciones, sólo se han multado dos, aunque la conselleria no ha especificado cuáles son.

 
  • Cadena SER

  •  
Programación
Cadena SER

Hoy por Hoy

Àngels Barceló

Comparte

Compartir desde el minuto: 00:00