Sábado, 18 de Septiembre de 2021

Otras localidades

Central Garoña

El entorno de Garoña ha perdido población y actividad económica

Se abre el plazo para la presentación de proyectos para su reactivación

Casi cuatro años después de que Garoña dejara de producir energía eléctrica, el entorno ha perdido población y actividad económica de forma paulatina

Casi cuatro años después de que Garoña dejara de producir energía eléctrica, el entorno ha perdido población y actividad económica de forma paulatina / Consejo de Seguridad Nuclear

Casi cuatro años después de que Garoña dejara de producir energía eléctrica, el entorno ha perdido población y actividad económica de forma paulatina, afirma la alcaldesa del municipio donde se encuentra la planta nuclear, Valle de Tobalina, Raquel González.

Reconoce que es complicado reconvertir una zona que dependió durante cuarenta años de la central, que generaba empleo directo e indirecto pero “frenaba cualquier actividad alternativa”, porque había suficiente trabajo.

Un protocolo firmado por la Asociación de Municipios Afectados por Centrales, el Ministerio de Transición Ecológica y los gobiernos vasco y de Castilla y León ha permitido abrir esta semana un periodo para recoger propuestas para la reactivación de la zona. Se basan en los modelos utilizados para reactivar zonas mineras y la central nuclear de Zorita, cerrada en 2006.

La alcaldesa del Valle de Tobalina asegura que los ayuntamientos ya tienen esos deberes hechos. De hecho, los 12 municipios de Burgos y dos de Álava que se encuentran en el radio de 10 kilómetros en el entorno de la central, su área de influencia más directa, han trabajado desde el cierre de Garoña para elaborar un documento con algunas claves para frenar la despoblación.

El documento, que será remitido al Ministerio de Transición Ecológica y la Junta de Castilla y León, recoge proyectos de “desarrollo sostenible”, adecuados para estas localidades, todas ellas de pequeño tamaño, que necesitan, sobre todo, comunicaciones e infraestructuras, según la alcaldesa.

Raquel González cree que el protocolo será el primer paso para reconocer algunas necesidades que comparten con otras zonas rurales, pero son especialmente necesarias para el entorno de la planta nuclear, como la cobertura móvil con acceso a internet, para favorecer el teletrabajo y el turismo rural, y mejorar los accesos para favorecer la implantación de pequeñas empresas.

En todo caso, recuerda que aún hay tiempo para tomar medidas para reactivar la zona, porque el desmantelamiento de la planta nuclear generará empleo y actividad económica aún durante cerca de diez años.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    • Notice: Undefined variable: lb_es_acceso_con_movil in /mnt/filerprod/html/produccion/datos/rhabladas/cadenaser/ser/templates/includes/v3.x/v3.0/include_player_permanente.html on line 118

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?