Hoy por Hoy Segovia
Actualidad
OPINIÓN

No se ha apagado tu voz, nos hemos quedado sin palabras

Daniel Muñoz Sastre, Profesor de la Universidad de Valladolid y ex locutor de Radio Segovia

Daniel Muñoz en el último programa de Alfredo Matesanz en Radio Segovia / CADENA SER

Segovia

Querido Alfredo, llevo días intentando juntar letras para decirte lo que me hubiera gustado poderte decir en más ocasiones en persona. Para expresarte mi admiración y elogio por tu profesionalidad y humildad, para darte las gracias por tu generosidad conmigo. Y no sé, si después de pasar horas y días de recibir la triste noticia, soy capaz de ello.

Me hubiera gustado poderte dar más veces las gracias por la amabilidad, el respeto y el cariño que siempre me demostraste, primero cuando éramos competencia y, después, cuando tuve el honor de tomar tu testigo en Radio Segovia, nunca me gustó que se dijese que te sustituía porque eso era imposible.

Me abriste las puertas de tu casa, me diste un máster acelerado de cómo hacías el programa y me demostraste, una vez más, tu generosidad infinita cuando, en los últimos segundos de tu despedida, dijiste a los oyentes: “Denle el mismo cariño a Dani que me han dado a mi. Suerte”.

Gracias Alfredo por ser un referente de verdad, delante del micrófono y cuando se apagaba la luz roja del estudio, por ponerme las cosas fáciles en todo momento y por integrarme en el que siempre será tu equipo, tu otra gran familia.

Echaré de menos encontrarme contigo, hablar de la radio y que me enseñes fotos de tus nietas. Pero Alfredo, de algo estoy seguro, tu voz no se ha apagado porque siempre sonará en la mente y el corazón de los que te hemos conocido, lo que sí que ha pasado es que, los que te queremos, nos hemos quedado sin palabras.

Hasta siempre amigo, compañero y maestro.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad