Miércoles, 29 de Septiembre de 2021

Otras localidades

Violencia machista

"Aquí acabamos los dos": condenado a 15 años de prisión por violar e intentar quemar a su pareja en Donostia

El Tribunal Superior de Justicia confirma la condena a un hombre que intentó en dos ocasiones quemar viva a su pareja en San Sebastián

Sede del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco, en una imagen de archivo

Sede del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco, en una imagen de archivo / Wikimedia Commons

El Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJPV) ha confirmado la condena a quince años y tres meses de cárcel a la que fue condenado un hombre que en junio de 2019 violó a su compañera sentimental en San Sebastián e intentó quemarla viva dando fuego al edredón y las almohadas de la cama en la que se encontraba la mujer.

Tras el juicio por estos hechos, que tuvo lugar a puerta cerrada el pasado 9 de noviembre, la Sección Tercera de la Audiencia de Gipuzkoa encontró al acusado culpable de sendos delitos de violación, homicidio en grado de tentativa, maltrato habitual, amenazas condicionales, e injurias, con la agravante de parentesco y de género en varios de ellos, así como con la atenuante de embriaguez.

La defensa del procesado recurrió esta decisión ante el TSJPV alegando que la única prueba en su contra era la declaración de la víctima y que, entre otros argumentos, no se había tenido en cuenta la "escasa carga emocional" del "relato de los hechos" que hizo la víctima y que un testigo la había definido como "fría y manipuladora".

No obstante, en una sentencia a la que ha tenido acceso EFE, el Tribunal Superior de Justicia, desestima ahora el recurso al entender que la "convicción" condenatoria a la que llegó la Audiencia de Gipuzkoa fue "razonada, razonable y racional" a la "luz" de la prueba que se practicó en el juicio.

La resolución recalca además que la Audiencia justificó "adecuadamente" por qué consideró la declaración de la mujer "prueba suficiente del delito", partiendo además de "un relato claro y preciso" de la víctima en el que se recogen "todos los elementos necesarios" y con manifestaciones "detalladas" y corroboradas además por "otros elementos de prueba".

Los hechos se remontan al 28 de junio de 2019, cuando el procesado se acostó en la cama junto a la víctima en una vivienda de San Sebastián y le pidió que iniciaran una relación sexual, a lo que ella se negó. Según la sentencia del caso, el inculpado agarró entonces "con fuerza de las manos" a la mujer, le propinó varias bofetadas, le dijo que iba a "follarla muy duro" y, "con ánimo de satisfacer sus deseos sexuales", la violó.

Al día siguiente de este incidente, la perjudicada le manifestó su deseo de finalizar la relación de pareja, aunque posteriormente, a finales de mes, ambos reanudaron su vínculo sentimental, hasta que el 23 de octubre el inculpado inició una discusión en el domicilio, al tiempo que le exhibía un cuchillo de cocina para obligarla a comer un plato de carne y le insultaba con expresiones como "falsa" y "traidora".

A continuación, el hombre abandonó la vivienda, a la que regresó sobre las 4:00 horas con una botella de whisky en la mano, tras lo que cogió el teléfono móvil de la víctima y lo lanzó al suelo para "evitar que pidiera ayuda". Posteriormente, el encausado "prendió fuego con un mechero al edredón con el que ella se tapaba", a la vez que le advertía de que iba a "quemarla entera", si bien la víctima consiguió apagar las llamas con una botella de agua.

Unas horas después, sobre las 7.45 horas, el procesado volvió a pegar fuego con un mechero al edredón y a las almohadas, sobre las que vertió whisky de la botella que tenía "para que ardieran más rápido", mientras aseguraba que allí iban a "acabar los dos" y propinaba un empujón a la damnificada para impedirle salir del domicilio, a pesar de lo cual la mujer logró "huir del lugar".

Poco después, el acusado fue detenido por agentes de la Guardia Municipal, a uno de los cuales le dijo, durante su traslado a comisaría, que tenía "muchas novias" pero que con esta "zorra, hija de puta" debía "zanjarlo antes de entrar en la cárcel, dentro de una semana". "Lo he hecho con alcohol, he rociado alcohol y he tirado el piti", confesó el hombre al policía.

El teléfono del Servicio de Atención Telefónica a las Mujeres Víctimas de la Violencia contra las Mujeres en Euskadi es el 900 840 111. El número es gratuito, responde en 51 idiomas, también a personas con discapacidad auditiva y no deja rastro en la factura telefónica.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    • Notice: Undefined variable: lb_es_acceso_con_movil in /mnt/filerprod/html/produccion/datos/rhabladas/cadenaser/ser/templates/includes/v3.x/v3.0/include_player_permanente.html on line 118

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?