Sociedad
Ornitología

La Moraña recupera al cernícalo primilla

Se han censado 103 parejas reproductoras de este pequeño halcón que llegó a estar en la lista de especies en peligro de extinción

El cernícalo primilla anida en pequeños huecos de edificios e iglesias / Javier García

En la comarca abulense de La Moraña se está recuperando la población de cernícalo primilla que en 2017 llegó a estar en mínimos. Este verano se han contabilizado 103 parejas reproductoras y 9 probables que no han podido confirmarse. Esto implica un crecimiento del 60%.

El dato proviene del censo que los ornitólogos arevalenses Javier García Sáez y David García López han realizado en los meses de junio y julio. Se han estudiado 42 emplazamientos y colonias de cría. Destaca en número la colonia de cría de la iglesia de Villanueva del Aceral con 8 parejas reproductoras.

Iglesia de Villanueva del Aceral

Iglesia de Villanueva del Aceral / Google Maps

"Si nos atenemos a los datos del censo realizado en 2017, la población reproductora era de 63 parejas en La Moraña frente a las 103 parejas y 9 probables de este año 2021, con lo que observamos un aumento importante, aunque todavía lejos de las 194 parejas con las que contábamos en 2005", explican en un comunicado.

Ya en el 2017 alertaban de que era especialmente preocupante el caso de las colonias ubicadas en Madrigal de las Altas Torres, en el Convento de Extramuros, y su anejo Villar de Matacabras. En 2005 contaban con 90 parejas reproductoras. Doce años después solo quedaban ocho. Ahora se han censado doce parejas.

En el lado contrario, también se ha observado en el último estudio que pueblos que antes no albergaban ninguna pareja ya han sido colonizados por la especie, pero sin formar de momento grandes colonias de cría.

El cernícalo primilla es un pequeño halcón insectívoro que permanece en las zonas de cría entre principios de febrero y agosto y ligado a ambientes urbanos y humanizados, donde cría formando grupos o colonias con otros congéneres, anidando en huecos de las paredes de las iglesias, bajo tejas de los edificios de ciudades, pueblos y zonas rurales.

Se alimenta en los campos abiertos de cereal y cultivos donde cazan principalmente insectos y algún pequeño roedor, por lo que son un gran aliado de los agricultores en la lucha de plagas de insectos y de topillos.

"La comarca de La Moraña es de vital importancia para la conservación de este halconcillo, ya que la gran cantidad de pueblos que conforman la comarca le permiten refugio para criar y el inmenso mar de cereal circundante le proporciona alimento en abundancia en forma de insectos y roedores", explican los autores del censo.

Amenazas

Javier García Sáez y David García López citan algunas de las amenazas a las que se enfrenta el cernícalo primilla, un ave que afortunadamente ya salió del catálogo de especies en peligro de extinción.

La principal es la pérdida de hábitat de alimentación, debido a los cambios producidos en la agricultura con la desaparición de sus tradicionales cazaderos, por las grandes transformaciones de secano en regadíos y el uso indiscriminado de insecticidas que ha afectado a la base fundamental de su dieta y los rodenticidas para acabar con los topillos.

La segunda causa y muy importante también, tiene que ver con la eliminación de huecos y agujeros en edificios e iglesias, provocada por las restauraciones de los edificios en donde se ubican las colonias de cría, donde se vienen tapando todos los huecos y agujeros con el propósito de que no críen las palomas. Una fácil solución sería dejar abiertos agujeros de menor tamaño para que no entren las palomas, pero sí cernícalos primilla y otras especies de menor tamaño, así como la colocación de cajas nido y tejas especiales para que puedan criar bajo ellas

María Ángeles Hernández

María Ángeles Hernández

Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid. Es redactora en SER Ávila desde 1994....

 
  • Cadena SER

  •  
Programación
Cadena SER

Hoy por Hoy

Àngels Barceló

Comparte

Compartir desde el minuto: 00:00