Lunes, 29 de Noviembre de 2021

Otras localidades

Sanidad sigue sin pagar a la empresa de ambulancias que atendió las residencias al inicio de la pandemia

El gerente de Transamed, Eduardo Aragonés, reclama 112.000 euros por los servicios durante la 'Operación Bicho' mientras que la Consejería de Sanidad dice que no hubo una relación contractual.

El ex director general de Coordinación Sociosanitaria, Carlos Mur, firmó un papel en el que ponía que los gastos los abonaría la Comunidad de Madrid

El primer brote de coronavirus se detectó en la residencia de mayores de Monte Hermoso.

El primer brote de coronavirus se detectó en la residencia de mayores de Monte Hermoso. / EUROPA PRESS

Ha pasado un año y medio desde que Eduardo Aragonés, con su empresa de ambulancias Transamed, entró en más de un centenar de residencias de mayores durante 12 días y entre las fechas del 26 de marzo al 6 de abril. "Estuvimos metidos en las residencias cuando no entraba nadie, cuando se tenía miedo, cuando no había médicos, cuando los trabajadores no tenían medios de protección. Nos enviaron a hacer un estudio de campo pero llevábamos tres médicos y enfermeras y vehículos con material sanitario y soporte vital avanzado. Entiendo que si vas a una residencia donde se está muriendo gente y tienes medios lo mínimo que debe hacer una persona es intervenir, que es lo que hicimos", explica. 

Su empresa no ha cobrado nada de lo que tuvo gastar. Ahora, hace cuentas también del daño que le supuso formar parte de la llamada Operación Bicho, con una mujer sin experiencia al frente, Encarnación Burgueño, que solo tenía en su currículum ser la hija de un ex alto cargo con el Partido Popular (Antonio Burgueño ideólogo del plan de privatización de los hospitales con Esperanza Aguirre).

Este empresario va a ir a los juzgados para reclamar los 112.000 euros en los que ha evaluado los gastos que tuvo. "Se hizo daño y publicidad negativa de la empresa y eso nos hizo perder clientes. A eso tenemos que sumarle los abogados, vehículos, material sanitario, uniformes. Al principio solo pedíamos los gastos de personal porque considerábamos que era una situación de emergencia y nosotros teníamos que poner nuestro granito de arena. Pero la situación ha ido desvariando hasta el punto que ahora en lugar de tener veinte trabajadores somos tres".

Eduardo Aragonés se siente defraudado, además de estafado, porque nadie de la Consejería de Sanidad se ha puesto en contacto con él desde aquellas semanas de finales de marzo y principios de abril del año pasado. Fuentes de ese departamento se limitan a decir que "no hubo relación contractual" pese a que la persona de Sanidad que entonces se hacía cargo de las residencias, el ex director de Coordinación Sociosanitaria, Carlos Mur, firmó un documento en el que reconocía que se pagarían los gastos a esta empresa y que debido a la situación de emergencia no se había formalizado un contrato.   

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?