Lunes, 06 de Diciembre de 2021

Otras localidades

La paquetería arandina, desde dentro

Conocemos a través de Envialia en nuestro tiempo de FAE Asemar todo este complejo proceso que se ha acelerado con motivo de la pandemia

Descargar

Compartir

El código del iframe se ha copiado al portapapeles

La pandemia ha transformado muchos sectores, y en algunos casos con unas derivadas probablemente algo positivas. El sector del transporte es uno de los 'beneficiados', por ejemplo. Y más en concreto, la paquetería. La compra por internet se ha disparado, pero ¿en qué se traduce? Mayka Peral es la administradora de Envialia en Aranda y nos lo ha especificado en un espacio de FAE ASEMAR.

"Nosotros nos dedicamos a la última milla; la puesta del producto en casa del cliente una vez comprado. Ha cambiado con la masificación de paquetes, llegaban desde un primer momento con la pandemia aunque no sabíamos hacia dónde iba a ir la tendencia. Y se puso a consumir la gente quizá hasta excesivamente. Eran montañas de paquetes los que repartir cada día. Algunas empresas se colapsaron. Si esto se tradujese en que tanto la variable de los paquetes como la facturación se vieran incrementados... Pero no es así. Las plataformas dan envíos gratuitos pero eso se paga de alguna forma", asevera, denunciando a su vez el instrusismo laboral que existe aunque no se da como tal en Aranda, y recordando que "el aumento del volumen va en detrimento de la calidad de servicio, las grandes plataformas no dan prácticamente margen de beneficio".

El proceso que recorre un paquete

"Los paquetes se recogen, se documentan y por la tarde nos recogen todo y se va a Madrid, aunque el paquete que quisiéramos mandar fuera a Burgos. Allí va todo, y la mayoría de las grandes paqueterías están en Coslada. Van por grandes cintas y de ahí a toboganes. Mi paquete para Burgos se iría por uno de ellos. Y puede haber mil fallos, hay veces que la mercancía se queda en Madrid. Esto se cruza a la 1 o las 2 de la madrugada. Todo el transporte se hace por la noche. Si me das un lechazo a las 7 de la tarde y tiene que estar a las 10 de la mañana siguiente en Cádiz, todo eso se hace por la noche. Y es así", explica Peral.

Mucha presión

"La presión de la cantidad de paquetes a repartir es grande. A veces dicen que no pasamos por los domicilios y eso no es así, estamos obligados a hacerlo. También nos encontramos con zonas de carga y descarga ocupadas... Al final de todo hay una lectura, el margen de beneficio para nosotros puede estar muchas veces por debajo del euro. En plena pandemia yo me he encontrado paquetes sin precinto, y de verdad te digo, me han venido latas de aceitunas o latas de zumo... ¿No tenemos tiendas en Aranda? Vamos a apretar el botón para que nos traigan el bocadillo de debajo del bar. Yo por ejemplo solo compro si no lo encuentro aquí", refleja Peral.

Inversión

"No solo tenemos Aranda, también Roa, Caleruega y Huerta. Las furgonetas son medianas tirando a grandes porque cada vez los bultos son más grandes. Llevamos 10 años en paquetería, el personal lleva 6 años y estoy orgullosa de mi equipo de trabajo. Somos muy buenos compañeros los cinco y eso ayuda. Uno es mi marido", asevera Peral entre risas, afirmando que lo online ha venido para quedarse y que es difícil pensar en el futuro teniendo en cuenta el presente. 

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?