Sociedad
Medio ambiente

El presidente de Enresa invita a quienes rechazan la ampliación de El Cabril a presentar "alternativas"

El presidente de Enresa, José Luis Navarro, en el centro, junto a Víctor Álvarez (jefe unidad de gestión de residuos de instalaciones radiactivas de Enresa) y Juan Manuel Campayo (responsable de Protección Radiológica del hospital La Fe de Valencia). / Cadena SER

Córdoba

El presidente de Enresa, José Luis Navarro, ha confirmado hoy en Córdoba que la ampliación del centro de almacenamiento de residuos radiactivos de El Cabril (Hornachuelos) ya estaba prevista en el actual Plan de Gestión de Residuos radiactivos. Y ha animado a los colectivos y formaciones políticas que rechazan esta ampliación a presentar "alternativas" de cara al próximo plan, que está en tramitación y que pronto entrará en fase de información pública.

Navarro ha confirmado que se contruirán 12 nuevas celdas para residuos de baja y media actividad que deben estar operativas en 2028. Unas obras que han sido declaradas por el gobierno como una actuación de Interés General.

"Ojalá la tecnología encontrara una solución para que no se produjeran residuos radiactivos, pero se siguen generando en unas aplicaciones a las que creo que nadie estamos dispuestos a renunciar. Así que desde Enresa respetamos cualquier opinión y cumpliremos lo que se apruebe en el séptimo plan (Séptimo Plan de Gestión de Residuos Radiactivos). Mientras tanto, lo que sí que nos permitimos es invitar a que se aporten alternativas a cualquiera de las decisiones estratégicas".

Esta ampliación, ha confirmado el presidente, formará parte de una plataforma única a la que se sumarán más adelante otras 15 celdas que completarán la "capacidad total" de almacenamiento de residuos de baja y media actividad de El Cabril.

En este momento, las 28 celdas dedicadas a este tipo de residuos en El Cabril están al 81% de su capacidad. Y en el caso de las dedicadas a los residuos de muy baja actividad, con 2 de las 4 celdas existentes en uso, la capacidad está garantizada "a largo plazo".

En cuanto a la celda 29 dedicada a residuos de muy baja actividad y que sufrió filtraciones de agua, José Luis Navarro ha indicado que los estudios realizados tras las intervenciones oportunas están siendo "muy positivos". La previsión es que pueda comenzar a almacenar material en 2022.

Navarro ha participado en las XX Jornadas sobre instalaciones radiactivas que Enresa celebra en Córdoba hoy y mañana. Y que culminarán con una visita a El Cabril. Se trata de instalaciones distintas a las centrales nucleares y que generan residuos: industrias, centros médicos y hospitalarios y centros de investigación (incluidas universidades).

Anualmente, El Cabril recibe una media de 17 metros cúbicos de residuos de muy baja, baja y media actividad procedentes de estas instalaciones. Enresa mantiene en este momento un contrato para retirar residuos radiactivos de 946 entidades, 9 de ellas en Córdoba.

Entre los participantes en las jornadas se encuentra Juan Manuel Campayo, responsable de Protección Radiológica del hospital de la Fe (Valencia). Y aunque ha asegurado que han reducido sensiblemente el volumen de residuos que debe gestionarles Enresa, también ha avisado de que nuevas terapias como la protonterapia, a través de aceleradores lineales, generan residuos radiactivos que "deben ser gestionados".

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad