Lunes, 06 de Diciembre de 2021

Otras localidades

"No se puede llamar accidente cuando un borracho mata a tu hijo": la otra cara de los siniestros viales

Familiares de víctimas y miembros de la Asociación Stop Accidentes reivindican, en el Día Mundial en Recuerdo de las Víctimas de Accidentes de Tráfico, la falta de ayuda por parte de las administraciones.

Familiares y víctimas de siniestros viales se reúnen en el Día Mundial en Recuerdo de las Víctimas de Accidentes de Tráfico.

Familiares y víctimas de siniestros viales se reúnen en el Día Mundial en Recuerdo de las Víctimas de Accidentes de Tráfico. / Stop Accidentes

"Mi hijo murió en la carretera, tenía 25 años y perdió toda su vida". Fernando es representante de Stop Accidentes, una asociación sin ánimo de lucro formada por víctimas y familiares que, como él, han perdido a un ser querido en la carretera.

Solo este año, hasta 56 personas han fallecido en la Comunidad de Madrid a causa de siniestros, que no accidentes, porque si algo quieren dejar claro estas víctimas indirectas de la violencia vial es la necesidad de apartar un término que califican de incorrecto. "No se puede llamar accidente cuando un borracho te mata a tu hijo, invade su carril, que viene de trabajar y sin hacer ninguna falta. Eso no es un accidente, un accidente es algo que no se puede evitar".

Nos lo cuenta una de las tantas madres que esta mañana se han reunido en la Plaza Santa Ana en memoria de hijos, hermanos, padres que han fallecido por los descuidos de otros. Unos descuidos que, de hecho, llevan años intentando evitar desde la Asociación, que ha recordado la importancia de la seguridad vial en la sociedad. Lo hacen desde la perspectiva de los que conocen lo que ocurre cuando la irresponsabilidad es lo que predomina en la carretera. 

Ellos, aseguran, ya no pueden hacer nada porque la vida no les va a devolver a sus familiares. "Tenemos que concienciarnos de que el coche mata, que es una máquina de matar. Reducir la velocidad quizás salva muchas vidas. Si se pueden salvar dos yo creo que con eso ya estaríamos satisfechos". Lo cuenta otra de las víctimas indirectas de la irresponsabilidad al volante. "La muerte, en mi caso de un hijo y su novia, destrozan la vida a la familia, sea por exceso de velocidad o por un despiste". 

Son las voces y la otra cara de los siniestros viales. Para los familiares, la desprotección por parte de las administraciones e instituciones es desconcertante. Así lo narra la madre de una de estas víctimas, que decidió acudir al lugar del incidente en el que su hija perdió la vida.  "Me encontré con todas sus cosas, cuentos de mi nieta, que tenía dos años y medio. Nadie los recogió. ¿Sabes quién lo tuvo que recoger? Sus familiares, su madre y su hermana. Yo tuve que ver aquello porque nadie tiene la sensibilidad de recoger esas pertenencias". 

Es una desprotección, una sensación de abandono, que sufren una vez ya ha ocurrido el siniestro. La falta de psicólogos proporcionados por la sanidad pública o la inexistencia de un teléfono al que llamar para pedir ayuda se constituyen como las principales medidas que piden estos familiares. "Un teléfono, una secretaría, que estamos muy perdidos, que nunca nos había pasado algo tan invasivo en nuestra vida. En ese momento tan difícil tenemos que resolver muchas cosas para las que no estamos preparados".

Así lo llevan expresando durante años estos miembros de Stop Accidentes, que en este Día Mundial en Recuerdo de las Víctimas de Accidentes de Tráfico vuelven a la calle para recordar a sus víctimas y exigir más seguridad vial pero, sobre todo, más responsabilidad ciudadana. 

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?