Domingo, 05 de Diciembre de 2021

Otras localidades

Desmontando Bulos

Qué no debemos creer sobre la toma de antibióticos y combatir la resistencia de las bacterias

Desmontando bulos, con el doctor Ricardo Reolid Martínez, especialista en Medicina de Familia y Comunitaria

Qué no debemos creer sobre la toma de antibióticos y combatir la resistencia de las bacterias

Cadena SER

Desde el pasado 18 de noviembre, ha comenzado la Semana Mundial de concienciación sobre el uso de antimicrobianos.

El Plan Nacional frente a la resistencia de Antibióticos (PRAN) es una iniciativa española para intentar frenar y alertar de una de las mayores amenazas en materia de salud a la que nos enfrentamos

De hecho, antes de la llegada del covid, la OMS ya incidía en que se trataba de uno de los principales problemas con el que nos íbamos a encontrar

Los medicamentos contra las bacterias están dejando de funcionar, y lo hacen a una velocidad acelerada en la sociedad actual dado el consumo excesivo y en ocasiones incorrecto que se ha producido, especialmente durante la pandemia actual, que ha hecho que fenómenos de resistencia que se esperaban para décadas, se están viendo acelerados.

El escenario es crítico, dado que necesitamos que estos sigan siendo eficaces para las infecciones que aparecen en nuestro día a día, con una herida, con un accidente, con una cirugía a la que nos vayamos a someter.

Descargar

Compartir

El código del iframe se ha copiado al portapapeles

PRINCIPALES BULOS

  • Como yo no abuso de los antibióticos, yo nunca seré resistente a ellos

El mito más importante y que creo que más debemos enfatizar. Existe esta falsa percepción de que este problema a mí no me va a afectar. Son las bacterias, las que se vuelven resistentes a los antibióticos, no las personas.

Es por ello que por este fenómeno aparecen bacterias que normalmente eran vencidas con facilidad por un antibiótico, pero que desarrollan resistencia al mismo y nos vemos obligados a emplear otros antibióticos distintos, que actúan mediante otro mecanismo de acción y mayor espectro para poder vencerlas.

Este círculo vicioso, lleva a que las bacterias sigan desarrollando mecanismos de defensa y se vuelvan multirresistentes.

Es por ello que ante este problema es necesaria una actitud individual y colectiva en la lucha contra las resistencias microbianas.

  • Los antibióticos me bajan las defensas

Esta frase se trata de un bulo, extraído de otros efectos de los antibióticos como puedan ser la diarrea secundaria al empleo de los mismos.

Los antibióticos no actúan sobre las defensas de nuestro sistema inmune. Si es cierto que puede aparecer un efecto de los antibióticos sobre la microbiota, que es el propio ecosistema del sistema gastrointestinal, alterando el mismo y favoreciendo la aparición de algunas infecciones oportunistas como los hongos vaginales. Pero de ahí a que la toma de antibióticos altere las defensas de nuestro sistema inmune, es un bulo

  • Cuanto antes empiece a tomar el antibiótico, será mejor para mi salud

No siempre la toma precoz de antibióticos es la mejor acción. Si que es verdad que cuanto tenemos datos marcados de infección en nuestro organismo, la conocida como sepsis, la administración precoz de antibióticos es vital.

Sin embargo, muchas infecciones que aparecen en nuestro organismo son de carácter viral y autolimitado, por lo que nuestro sistema inmune es capaz de vencerlas sin necesidad de tomar antibióticos.

No es que los profesionales sanitarios no queramos realizar la prescripción del mismo, sino que hay que realizar una prescripción racionalizada y prudente para vencer a este gran problema que son las resistencias microbianas.

  • Lo mejor es tomar el antibiótico con un protector gástrico 

Los procesos y efectos gástricos que producen los antibióticos se deben a su acción sobre las bacterias del intestino y su prevención se realiza con la toma de probióticos o derivados para atenuar su efecto.

  • Siempre debo de tomar el antibiótico con el estómago lleno para que no me caiga mal 

Determinados alimentos pueden, en algunos casos, disminuir o enlentecer la absorción de los antibióticos y reducir su eficacia. Cada antibiótico tiene sus pautas y posologías, por lo que este mito, puede resolverse revisando el prospecto del mismo en el apartado de posología y administración o consultando con el profesional sanitario.

  • Yo no puedo ser alérgico a un antibiótico porque ya lo he tomado otras veces antes 

Este es un bulo se podría ampliarse de manera más generalizada a las reacciones alérgicas, aunque aprovechamos esta temática para explicarlo.

Las alergias a los antibióticos no se manifiestan necesariamente en su primera toma. Es por ello que, aunque a veces ya hayamos tomado el antibiótico previamente, aparezcan reacciones alérgicas en tomas posteriores consecuencia de fenómenos de sensibilización.

Lo importante es saber detectar las manifestaciones de las reacciones alérgicas, para actuar precozmente. Picor intenso, aparición de manchas o exantemas en la piel, y sobre todo inflamación de la garganta, dificultad para hablar o respirar requieren una valoración urgente por personal sanitario.

  • Las embarazadas no pueden tomar antibióticos

Es cierto que, durante el embarazo, muchos de los medicamentos que se pueden ofrecer a las gestantes no se pueden administrar, aunque ello no implica que no puedan tomar ningún antibiótico.

Las limitaciones en cuanto al uso de antibiótico vienen determinadas por el momento del embarazo, la dosis y los posibles efectos secundarios consecuentes de la toma.

Muchos fármacos están desaconsejados durante el embarazo no porque sean perjudiciales para la gestante o el bebe, sino porque no existen estudios que demuestren su seguridad y evidentemente, no se realizan ensayos clínicos en personas gestantes porque no sería ético

  • El mejor tratamiento para la gripe es iniciar el tratamiento antibiótico precozmente

Junto al primer bulo del que hemos hablado, el otro más extendido y que hemos dejado también para el final para incidir en él. Los antibióticos no sirven para tratar este tipo de infecciones.

En esta época del año, los síntomas de la gripe y el resfriado aparecen con clínica de malestar general, fiebre, dolor generalizado de huesos, sensación distérmica. Estas enfermedades, al igual que la infección por COVID19, son procesos víricos, por lo que la toma de antibióticos no sirve para nada. Los antibióticos actúan sobre las bacterias, y cada uno de ellos sobre diferentes partes o mecanismos de las mismas, por lo que, en el caso de infecciones víricas, lo único que va a producir es seguir alimentando esas resistencias que ya hemos mencionado

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?